Incluso en verano, La Brévine hace honor a su título de “pueblo más frío de Suiza”

Este pueblo de las montañas de Neuchâtel es el lugar habitado más frío de Suiza. Aunque el calentamiento climático derrite la nieve y hace tambalear los récords de frío, La Brévine sigue fascinando a los visitantes.

Llegué a La Brévine el 2 de julio, un día ventoso. El valle del mismo nombre estaba envuelto en un manto de niebla. Al bajar del autobús en la plaza del pueblo, de pronto empecé a tiritar. ¿Estará mi indumentaria veraniega —una camiseta y una chaqueta impermeable— a la altura del clima? El termómetro digital que domina la plaza marcaba 18 grados centígrados. ¡Era el “efecto La Brévine”! Situado algo por encima de los 1 000 metros de altitud en el fondo de una depresión, este municipio de Neuchâtel, en el macizo del Jura, detenta varios récords de frío. Entre otros, la temperatura más baja jamás registrada por MétéoSuisse en una estación local: el 12 de enero de 1987, el termómetro alcanzó los 41,8 grados bajo cero, un récord de frío para un lugar poblado en Suiza. “El frío más intenso llega de madrugada, en el momento en que aparece el sol. Uno espera que se empiece a calentar el ambiente; pero los rayos del sol empujan el frío hacia el suelo”, explica Jean-Maurice Gasser, alcalde de La Brévine.

Quien deambula en verano por las calles de este pequeño pueblo, atravesado por cuatro carreteras, se adentra en el mítico reino del frío. El local comercial que en verano alquila esquís de fondo sobre ruedas, se llama “Siberia Sports”. Un albergue —cerrado en esta temporada— exhibe un letrero que reza: “Loup blanc” [“Lobo blanco”]. Detrás se encuentra la tienda de muebles “Alaska”. Y ahí está “La isba”, un viejo café-restaurante. En realidad, la reputación gélida de este lugar no siempre ha sido del gusto de los vecinos, pues “esta percepción hacía pensar que la gente también era fría, cuando en realidad el frío no cambia nada y nosotros nos dedicamos a nuestros quehaceres”, opina Jean-Daniel Oppliger, dueño del “Hôtel-de-Ville”, un restaurante y hotel nuevo. Oppliger participó en el lanzamiento de la Fiesta del Frío, que se estrenó en 2012, cuando soplaba un viento gélido.

Inviernos menos fríos y temperaturas de 30 grados en verano

El frío que cala los huesos se ha convertido en un argumento de mercadotecnia. “Hemos recibido hasta 5000 visitantes que vinieron de Suiza y Francia para celebrar el frío”, se alegra el alcalde, que ha dirigido el proyecto de renovación y transformación del café-restaurante “Hôtel-de-Ville”. Esta propiedad del ayuntamiento ofrece hoy 27 camas para turistas. Una gran sala en la parte trasera acoge eventos municipales. La Brévine y sus 630 habitantes se encuentran en una situación económica bastante próspera. “Las finanzas están equilibradas”, se alegra Jean-Maurice Gasser; sin embargo, al alcalde le gustaría que su municipio acogiese a nuevos habitantes, porque, de hecho, “se está despoblando lentamente”.

En “Siberia Sports”, Pascal Schneider, quien en verano completa sus ingresos con actividades de carpintería, cuenta con la nieve para echar a andar su negocio. Pero desde hace un tiempo ve pasar los inviernos con resignación, consciente de que han quedado atrás los años con copiosas nevadas, que ofrecían condiciones perfectas para practicar esquí de fondo y andar con raquetas. “El invierno pasado fue prácticamente seco. La gente solamente pudo practicar esquí de fondo en tres o cuatro ocasiones. De los 163 kilómetros de pista que normalmente se ofrecen en el valle, sólo 30 se pudieron trazar”, resume Pascal Schneider, quien, por haber pasado toda su vida en La Brévine, ha observado cómo las temperaturas de la Pequeña Siberia han cambiado completamente. “Cuando yo era niño”, recuerda Pascal Schneider, “las temperaturas podían oscilar durante tres semanas entre –15 y –30 grados. Hoy podemos tener –25 grados en la mañana y dos días más tarde lluvia. En el verano de 2019 tuvimos durante quince días una temperatura de 30 grados.” En 2006, La Brévine registró otro récord: 36 grados.

El frío del clima y el calor de los corazones

Sin embargo, las noches de verano siguen siendo frescas y a partir de mediados de agosto pueden volver las heladas. En cualquier caso, los turistas llegan a La Brévine con el termómetro en mente. “Los visitantes me dicen que no hace tanto frío como pensaban”, relata el dueño del almacén de artículos deportivos. De todos modos, aunque el frío haya disminuido unos grados en invierno, en las partes elevadas del valle, que mide unos veinte kilómetros de largo, el frío hace que el trabajo de los campesinos sea mucho más rudo allí que en otras partes de Suiza. Tal es el caso de Kevin y Grégory Huguenin, quienes empiezan su jornada al lado de sus cien bovinos en Le Cernil, a unos 1200 metros de altitud. A las cinco de la madrugada, tienen que golpear a veces las puertas con una pala para descongelarlas y usar un soplete para calentar los extremos de los tubos de los abrevaderos. “Es una lucha continua contra el frío”, resume Grégory, quien se acuerda del primer invierno en que empezó a trabajar en Le Cernil, con el termómetro que marcaba los 15 grados bajo cero y casi 30 bajo cero en su granja de Le Brouillet. A pesar de ello, o tal vez gracias a ello, los dos jóvenes hermanos, que forman la séptima generación de los Huguenin en el valle, aman su tierra. El calor de los corazones es la respuesta a la dureza de los elementos. “Aquí puedes llamar a cualquier puerta y te invitan a comer”, dice Kevin. “El valle tiene pocos habitantes, alrededor de 1500, pero la gente es muy dada a compartir”, resume su hermano.

Las noches frescas de verano

En verano, el valle y sus tres pueblos, donde sólo La Brévine acumula récords de frío, se transforman en un remanso de sol y de frescura nocturna. A dos kilómetros del pueblo, el Lac de Taillières, que se congela en invierno, ofrece sus aguas pardas a quienes gustan de la tablavela o del kitesurfing. El altiplano se parece a una estepa; es un lugar ideal para los amantes de la caminata; allí existe un sendero bordeado de mojones, que fueron colocados en 1819 para señalar los linderos con Francia. Un paseo histórico ofrece 18 carteles que permiten hacerse una idea de esta tierra de nieve y de frío. En la parada número 13, adonde nos llevó Geneviève Kohler, Presidenta de la Sociedad de embellecimiento local, descubrimos un hermoso edificio habitado por los padres de los hermanos Huguenin. En la casa se esconde una fuente de agua ferruginosa, antaño aprovechada por sus propiedades curativas.

Otra historia relacionada con el agua es la del arroyo del pueblo, llamado Bied: éste desaparece en una especie de embudo natural y resurge en Val-de-Travers. Este embudo se sitúa en medio del pueblo de La Brévine; se parece a un cañón. En 2018 se atascó, provocando una inundación. “La gente tenía 30 centímetros de agua en sus casas”, recuerda el alcalde. Por su parte, el dueño del “Hôtel-de-Ville” considera que éste es uno de los factores que explican el clima siberiano de La Brévine: “En otros valles de la región de Neuchâtel, las aguas siguen su curso en la superficie y se llevan el frío”, opina Jean-Daniel Oppliger. “Pero aquí, el Bied desaparece y el frío se queda.” ¿Será cierta esta explicación? Es un misterio, pero en La Brévine la crudeza del clima necesita por fuerza toda una serie de explicaciones.

Los secretos del frío

El clima gélido de La Brévine obedece a varios factores. Uno de ellos es que el pueblo se encuentra en una depresión cerrada, donde el frío se estanca. Este fenómeno meteorológico, llamado “lago de aire frío”, necesita una alta presión atmosférica, un cielo despejado y que no haya ni viento ni nieve. Cuando esto ocurre, los puertos y las cimas de los alrededores pueden presentar diferencias de temperatura de hasta casi 30 grados con respecto al fondo del valle, como se desprende de un estudio realizado a fines de 2014 por el Instituto de Geografía de la Universidad de Neuchâtel.

Comments (11)
  • Daisy Benturqui, France, Th’on
    Daisy Benturqui, France, Th’on at 20.09.2020
    La Brevine est aussi chère à nos cœurs pour son fil tourné dans les années 50 ! « Quand nous étions petits enfants «  et que la chanson faisait partie de notre répertoire scolaire !
    Bel article! Merci ! De m’avoir donner un moment de nostalgie !
    Mostrar la traducción
  • Valerie and John Piguet, RSA, Hartbeespoort /NW
    Valerie and John Piguet, RSA, Hartbeespoort /NW at 20.09.2020
    Hi All,
    We John and Valerie Piguet always enjoy reading your Magazine! Thank you. Special me who came from BASEL near the FRENCH Boarder.
    John born in RSA, JHB. Went to Uni in Le Brassue , Le Chenit VD for over 9 years. Long long ago. Proud to be Suisse. With best regards, Valerie Piguet
    Mostrar la traducción
  • Bernard Colomb, Plan Tawan, Plang Sila Tong, Thaïlande
    Bernard Colomb, Plan Tawan, Plang Sila Tong, Thaïlande at 20.09.2020
    Merci pour cette jolie ballade dans la Sibérie, Suisse. Je suis né pas très loin de cette ville, en 1956, en transportant le lait à la laiterie, depuis la ferme, au retour; la bise les menées de neige mon fait perdre mon chemin, puis retrouvé, grâce aux poteaux électriques et là j'ai eu les oreilles gelées. Elles ne sont pas tombées; mais surtout pas toucher. Jai supporté le froid bien des années. A ma retraite, j'ai quitté le froid, pour la Thaïlande ou j'apprécie le climat chaud, malgré la saison des pluies, et les moustiques.
    Mostrar la traducción
  • Marie Jeanne Moukouri, Douala, Cameroun
    Marie Jeanne Moukouri, Douala, Cameroun at 20.09.2020
    Merci pour cet article - très bien écrit - qui me ramène à mon passé d'enfant du Jura neuchâtelois. Ma grand-mère était une Huguenin... Plein de souvenirs de virées en ski de fond et de patinage sur le lac des Taillières - avec le bout des pieds gelés et les joues en feu - mais l'envie de faire encore une fois le tour du lac. Et ensuite on faisait une halte à la laiterie de la Brévine pour son fromage, le meilleur du canton! Ou alors un stop au resto du "Cernil" et ses énormes "platées" de filet mignon aux morilles. Quand je rentre en Suisse en été, je fais toujours un tour là-haut ou encore dans la vallée parallèle, celle des Ponts - qui mériterait peut-être aussi un article...
    Mostrar la traducción
  • Fabrice Jelsch, Eschentzwiller, France
    Fabrice Jelsch, Eschentzwiller, France at 21.09.2020
    Bel article et instructif !
    merci !
    Mostrar la traducción
  • Jean Perrod, Miami, USA
    Jean Perrod, Miami, USA at 21.09.2020
    merci pour cet article bucolique sur la brevine. ca m'a fait plaisir au coeur.
    ne a lausanne en 1950, maintenant depuis 40 ans a miami.
    mon coeur est toujours dans la foret et nos montagnes
    chaque annee je rentre a pully.
    enfants, nous parlions de la brevine...... t'as froid? encore heureux que tu n'habites pas la brevine... ahah!
    encore un coin a visiter lors de mon prochain sejour
    Mostrar la traducción
  • Debora Ferrari, Mijas, Espagne
    Debora Ferrari, Mijas, Espagne at 24.09.2020
    Merci pour cet article qui me ramène chez moi! Je suis une enfant du Val-de-Travers voisin... et quand j'étais petite, je participais à des courses et des camps de ski de fond avec les Bréviniers dont Pascal Schneider (dont j'étais très amoureuse!!) et sa soeur. Je me souviens de l'hiver 1987: les enfants de La Brévine n'avaient pas dû aller à l'école, on était un peu jaloux à Couvet ! ;-)
    Mostrar la traducción
  • Alejandro Kümin, Lobos, Argentina
    Alejandro Kümin, Lobos, Argentina at 26.09.2020
    Soy nieto de suizo y a pesar que no llegue a conocer a mi abuelo mi padre me enseñó amar a Suiza . Su narración me ha echo recorrer el valle como si alguna vez hubiese estado ahí y recordar los relatos de mi padre de mi abuelo del kanton de Schwyz Además de los comentarios al pie permiten imaginarse las infancias de ellos en ese lugar . Gracias por permitirme conocer otra ciudad por sus publicaciones y lo tendré en cuenta para poder ir a visitarla . Mis saludos cordiales
    Mostrar la traducción
  • Brigit Wettstein, Schweiz, Zürich
    Brigit Wettstein, Schweiz, Zürich at 05.10.2020
    Article très intéressant ! Si vous voulez plonger davantage dans la région, voici le résumé d’un roman paru en 2017 (la traduction allemande, décrite plus bas, vient de paraître) :
    François Hainard « Le vent et le silence »:
    Cette histoire est vraie et se passe a? la fin de la deuxie?me guerre mondiale à La Bre?vine, communauté protestante austère du Haut Jura neuchâtelois. Elle raconte l’amour impossible d’une fille de quinze ans avec un boulanger tessinois catholique de vingt-deux ans. Comment pourront-ils s’aimer dans des communautés rurales aux identités religieuses antagonistes, strictes et closes ? Ou? peuvent-ils aller quand la guerre se déroule a? deux kilomètres et que l’enfermement est complet ? Comment s’échapper?

    Ein sehr interessanter Artikel ! Wenn Sie etwas in die Region eintauchen möchten : hier wäre eine Empfehlung eines Romans, der vor ein paar Tagen in der deutschen Übersetzung erschienen ist:
    François Hainard, «Wind und Schweigen»
    Dieser Roman erzählt eine wahre Begebenheit vom Ende des Zweiten Weltkrieges. Im kleinen Dorf La Bre?vine im rauen und sittenstrengen Neuenburger Jura verlieben sich die 15-jährige, einheimische Jeannette und der 22-jährige, zugezogene Tessiner Bäckergeselle Antonio. Doch ihre Liebe über die religiösen, kulturellen und sprachlichen Grenzen hinweg ist für seine katholischen Eltern ebenso undenkbar wie für ihre protestantische Familie. Als Jeannette schwanger wird, gerät das Paar in eine ausweglose Lage.

    https://www.pearlbooksedition.ch/?page_id=2660
    Mostrar la traducción
  • Hubert Binggeli, Penticton BC Canada
    Hubert Binggeli, Penticton BC Canada at 06.10.2020
    I sent a picture of my father at La Brevine in 1942 with snow, sheep coat, etc but because it was a military picture (he had his rifle on the shoulder) my e-mail was discarded...too dangerous it said!!! Anyway, it was indeed in the minus 40C and it was the year a was born!
    Mostrar la traducción
  • Fridelance Michel, Vosges, France
    Fridelance Michel, Vosges, France at 10.10.2020
    je connaissais La Brévine de nom et j'avais entendu ces basses températures, mai après avoir lu votre article qui est très intéressant je peux dire que c'est la Sibérie suisse.
    Continuez à nous faire visiter le pays, c'est très instructif
    Mostrar la traducción

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch