Corippo, el pueblo que se convertirá en hotel

Con tan sólo once habitantes, el minúsculo pueblo de Corippo, en el Tesino, es el municipio más pequeño de Suiza. Pero no lo será por mucho tiempo más: en algunos meses, la aldea se fusionará con Verzasca, un municipio del valle. Pero ¿qué perspectivas económicas tiene una aldea rodeada de montañas, habitada por gente de edad avanzada?

La carretera no deja de subir. Pasa por la presa de Verzasca, que con sus 220 metros de altura es famosa mundialmente por el salto de James Bond en “GoldenEye”; después pasa junto al embalse, hasta que, a lo lejos, se perfila Corippo. Este pueblecito parece un nido de aves, en la ladera derecha del valle. Sus casitas de piedra con techos de placas de granito parecen fundirse con el entorno de pendientes terraplenadas. La torre de la iglesia se levanta en el centro del pueblo. Un pequeño cementerio recibe a los visitantes, en la entrada del lugar. Las velas de Todos los Santos ya se han consumido y las flores están marchitas.

Un lugar romántico, de verdad. Pero en esta tarde invernal de lluvia y nieve, el pueblo parece triste y poco acogedor. “Chiuso —cerrado desde el 30 de octubre”, reza un cartel en la única taberna del pueblo, la cual es un destino popular en verano entre los turistas que practican senderismo. Según la Oficina Federal de Estadística de Suiza, el municipio tiene tan sólo once habitantes, con una edad media superior a los setenta años. Esto lo convierte en el municipio más pequeño del país. Pero ya no lo será por mucho tiempo, puesto que en abril Corippo pasará a formar parte del municipio de Verzasca.

Hoy, muchas casas en Corippo están vacías o sólo se ocupan durante el verano, como residencias vacacionales. En sus mejores tiempos, hacia 1850, el pueblo tenía casi 300 habitantes. Desde entonces ha ido decayendo. Corippo ha tenido la misma suerte que todo el valle de Verzasca y otras regiones montañosas en el norte del Tesino: la pobreza, aunada a la falta de trabajo y de ingresos, impulsó la emigración. La novela clave para entender la historia del Tesino, “Il fondo del sacco”, de Plinio Martini, que trata sobre emigrantes del valle Maggia, también podría tener como telón de fondo el valle de Verzasca.

Que Corippo sea todavía el municipio más pequeño de Suiza no parece importarles demasiado a sus moradores. Incluso no les gusta hablar sobre ello. Las preguntas de forasteros sobre el estado actual del pueblo permanecen sin respuesta, o sólo se les contesta de mala gana. “Se han ido todos a la planicie”, comenta a regañadientes un hombre mayor, quien acto seguido cierra la puerta de su jardín.

Desde hace años, el pueblo no cuenta con una administración municipal. Claudio Scettrini, trabajador forestal y, con 55 años, el habitante más joven del pueblo, fue el último presidente municipal. El concejo municipal estaba integrado por tres personas: él, su tía y su cuñada. “Pero teníamos que consultarlo todo con el cantón y al final nunca se hacía nada”, dijo Scettrini en 2017, cuando abandonó frustrado su puesto. Desde entonces, el municipio es administrado desde el exterior.

La incapacidad de municipios tan pequeños para garantizar una administración funcional constituye, según Norman Gobbi, Consejero de Estado por el Tesino, la prueba de que es imprescindible una política bien dirigida de fusiones. Sin ayuda externa, los municipios del tamaño de Corippo no pueden brindar los servicios básicos que hoy en día esperan los ciudadanos. Y es que el suministro de agua y la canalización cuestan millones. “Corippo tuvo que aceptarlo, al igual que muchos otros municipios”, afirma Gobbi.

Por eso, desde hace décadas se impulsa la fusión de municipios. En 25 años, el número de municipios del Tesino ha pasado de 245 a 115. “A largo plazo, el plan cantonal de fusiones apunta a reducir este número a 27”, añade Gobbi. Este proceso puede observarse en toda la Confederación, donde entre el año 2000 y la primavera de 2017 el número de municipios se ha reducido de 2 899 a 2 255. Algunos cantones, como Glaris, han sido muy drásticos: en 2011, sus 25 municipios se redujeron a tres. Pero este proceso también ha tenido sus aspectos negativos: hay quienes consideran que, con la creación de estos supermunicipios, se está perdiendo la identidad propia de cada municipio.

Volvamos a Corippo: en la antigua casa parroquial, junto a la iglesia, una habitante deja claro que “la gente ya no quiere hablar con los periodistas, porque éstos distorsionan lo que en realidad decimos nosotros”. Es verdad que en los últimos años muchos periodistas han visitado este pueblecito del valle de Verzasca, tras enterarse de que se convertiría en una aldea-hotel. Se publicaron reportajes incluso en el New York Times y también un equipo de televisión de la BBC pasó por allí.

Pero, ¿qué se tiene planificado en realidad? Algunas antiguas casas de piedra, denominadas “rustici”, se convertirán en habitaciones de hotel. La osteria, la taberna del lugar, funcionará como recepción y restaurante. Este concepto se llama “albergo diffuso”, es decir, un hotel disperso, como los que ya existen en algunas aldeas antiguas de Italia. En Suiza, Corippo sería el primero.

Fabio Giacomazzi es arquitecto, urbanista y Presidente de la Fundación Corippo, promotora del proyecto. Compró hace años una docena de antiguas casas de piedra, con el afán de preservar “el ambiente mágico” del lugar y, al mismo tiempo, dar una nueva vida a la aldea. Giacomazzi ha guiado ya a numerosas personas por el pueblo y por las casas abandonadas, en las que el tiempo parece haberse detenido. En algunas quedan todavía zapatos viejos en los pisos de madera o trastos en las esquinas, y las arañas tejen sus telas en las ventanas. Sin embargo, una de las casas de la Fundación se ha remodelado ya como vivienda vacacional y el molino también ha sido reparado. Se prevé empezar con la renovación de las otras casas a principios de 2020; pero en el pueblo predomina el escepticismo: “Desde hace años nos vienen haciendo promesas”, comenta una mujer.

Giacomazzi comprende el escepticismo, pero señala que sólo se podrá empezar con las obras cuando se disponga de todo el dinero. El presupuesto total es de 3,6 millones de francos. “Actualmente nos faltan casi 600 000 francos”, afirma el arquitecto. Sin embargo, se muestra optimista y piensa que conseguirá el dinero pronto, en particular gracias a donantes particulares.

Claire Amstutz apoya el proyecto. Ella atiende la taberna de Corippo. En el invierno visita pocas veces el pueblo. La encontramos por casualidad, mientras prepara un almuerzo de domingo para sus clientes habituales: una bandeja bernesa con habas secas, papas, col agria, tocino y salchicha. Es originaria de la Suiza alemana y todavía no sabe qué pasará. Está a la espera del nuevo contrato para la temporada del 2020.

Algo curioso es que en esta taberna ya cuelga un certificado del “Hotel Innovations Award”, que la sociedad de créditos para el sector hotelero “Schweizerische Gesellschaft Hotelkredit” y “Gastrosuisse” otorgaron en 2017 al proyecto “Albergo diffuso”. Debido a este premio, muchas personas llaman para reservar una habitación. “Pero esto todavía no es posible”, sonríe Claire Amstutz.

Para Thomas Egger, el proyecto de Corippo es “ejemplar”. Este Consejero Nacional del PDC por el Valais es Presidente del Grupo de Trabajo Suizo por las Zonas Montañosas (SAB). “Un hotel descentralizado es una excelente idea para aprovechar mejor las estructuras existentes”, añade. También hace referencia a una iniciativa similar en Grengiols (VS), denominada “Poort a Poort”, y otra en Albinen (VS), llamada “Albijou”.

Según Egger, no se deberían abandonar municipios o áreas de la zona montañosa. Además, sabe que tiene al Consejo Federal a su favor. El gobierno suizo aprobó, a mediados de noviembre, un informe según el cual se debe garantizar la pervivencia de la zona montañosa y reducir su emigración. El informe considera indispensable ampliar la infraestructura digital, en particular de la red de banda ancha, así como de gran ancho de banda.

Gerhard Lob es Periodista en Locarno (Tesino)

Comments (9)
  • Lajos Varga, Ungarn, Szentkirályszabadja
    Lajos Varga, Ungarn, Szentkirályszabadja at 24.01.2020
    Was für ein Ort für meine Bienenvölker!?
    Mostrar la traducción
    • Felix A. Keller, Chonburi, Thailand
      Felix A. Keller, Chonburi, Thailand at 25.01.2020
      Her damit!
      Mostrar la traducción
    • Urs Tegiero, Deutschland
      Urs Tegiero, Deutschland at 05.02.2020
      Schön wäre es auch, wenn dort mal die Wildbienen ohne Konkurrenz leben könnten.
      Mostrar la traducción
  • Beat Odermatt, Australia
    Beat Odermatt, Australia at 25.01.2020
    Many of these migrants went to Australia. There is an article about it.The influence of the Swiss Italians of Australia - Italian speaking Swiss from the cantons of Ticino and Grison and the northern Italians - is still present in the township through the names of its residents, the names of its springs (Locarno) and buildings (Savoia Hotel, Parma House, Perinis, Bellinzona) and the annual Swiss-Italian Festa.

    The heart of the Italian speaking community was the area around the Savoia (Spring Creek) Hotel and the Macaroni Factory. The Savoia is named after the royal family of the unified Italy. An Italian reading library was located at the hotel and pasta was made opposite in Lucini's Macaroni Factory which was also home to the Democratic Club. Lucini's moved from Lonsdale Street, Melbourne in 1865, where they had set up as the first pasta factory in Australia in 1864. Vanzetta's bakery supplied bread and Crippa, Perini and the Gervasonis (Yandoit Creek) produced wine.

    A local delicacy is bullboar which is a sausage made from beef, pork, garlic and spices.[9] In 2005 Daylesford Secondary College came second in ABC's Young Gourmets by making bullboars from the Gervasoni and Sartori recipes which gained much media attention over the fate of Charlotte the pig, with little concern for the steer involved! [10] The Bullboar has been named an endangered recipe by the Slow Food Movement.

    A book on the Swiss Italians in the region entitled Bullboar Macaroni and Mineral Water by Clare Gervasoni details the influence of the Swiss Italians on Hepburn Springs.

    In 2007 the Melbourne Immigration Museum featured a display entitled Wine Water and Stone reflecting the Swiss and Italian heritage of the area.
    Mostrar la traducción
  • Kati Lyon, Ottawa, Canada
    Kati Lyon, Ottawa, Canada at 25.01.2020
    Ja, eine gute Idee, aus diesem einmaligen Dorf, da so weit oben in der frischen Welt ein ''Hotel'' zu machen. Wir Auslandschweizer könnten da eines dieser so solide gebauten Steinhäuser kaufen, wenn wir ein pied-à-terre brauchen in der Schweiz, und es vermieten, wenn wir nicht da sind. Mit dem Internet kann man von dort aus arbeiten und mehr als ein Flugplatz sind in nächster Nähe (für uns Nordamerikaner, die sich an riesige Distanzen gewohnt sind). Ich denke steuertechnisch würde es sich lohnen. Somit bräuchte man ein Restaurant, einen Krämerladen, und Leute, die zu unseren Häusern aufpassen, andere, die sie vermieten und sauber machen, Elektriker, Bauarbeiter, Installateur, etc. und das schmucke Dorf erfindet sich wieder neu. Eine liebe Kusine von mir hat in Indemini ein Restaurant eröffnet. Wunderschön da oben, wenn auch ein bisschen weit, aber mit dem Auto ist das ja gar kein Problem. Aber, wie ich höre ist das Dorf Indemini wieder aufgeblüht und man hat sogar die Schule wieder eröffnet! Hopp Schwyz! Way to go! Vielen Dank für diesen Artikel.
    Mostrar la traducción
  • Marguerite Masson, Herbeys, France
    Marguerite Masson, Herbeys, France at 30.01.2020
    J'ai confiance dans le fait qu'ici en Suisse, les architectes et les politiques, sauront préserver l'âme de ce village et sa beauté.
    Mostrar la traducción
  • Gerhard Auer
    Gerhard Auer at 18.02.2020
    beginnen sie endlich damit, in italien gibt es schon gute erfolge.beginnen sie noch heute!
    Mostrar la traducción
  • Erwin Balli-Ramos, Spanien
    Erwin Balli-Ramos, Spanien at 27.02.2020
    Diese Vorgehen könnte auch Vorbild für die Schweiz sein. Wir sind ein Verwaltungs-Moloch, vielzuviel unnütze Bürokratie und Gesetze.
    Ein Beispiel:

    Deutschland / 80'000'000 Einwohner / 16 Bundesländer
    Schweiz / 8'000'000 Einwohner / 26 Kantone

    Maximal 6 bis 7 Kantone wären genug. Ergo est:
    - Einsparung von 30-40% bei der zu teuren Verwaltung.
    - mindestens 50% weniger unnütze Gesetze.

    Das ist der Wunschtraum eines Ketzers und Querulanten.
    Jedoch: "Der Kritiker/Querulant wird nicht als solcher geboren, sondern
    ist das Produkt, der in seiner Umgebung obwaltenden Gegebenhei-
    ten." (frei nach Lenin)
    Mostrar la traducción
  • Matt Frepp, Toronto, Kanada
    Matt Frepp, Toronto, Kanada at 04.03.2020
    Das in Nordamerika populäre “time-share”-Modell würde für uns Auslandschweizer gut funktionieren. Man kauft einen Anteil (ich denke grob so im Bereich von 10'000 - 50'000 CHF) und erwirbt damit ein Anrecht, pro Jahr zwei oder drei Wochen in dem Dorf zu verbringen. Ein Management-Team könnte die Häuser an Dritte vermieten, in der Zeit, wo sie unbelegt sind. Schon bei 200 Käufern wäre wohl genug Geld zusammen.
    Mostrar la traducción

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch