La Suiza de cartón

En Berna, los turistas esperan atentos las campanadas que marcan cada hora en la Zeitglockenturm, la torre del reloj construida en 1405, para seguir sus movimientos y escuchar los tonos de su célebre mecanismo. Para los habitantes de Berna, este monumento emblemático de la capital federal no es tan emocionante. Muchos afirman incluso haber construido ellos mismos la Zytglogge, como llaman a la torre allí. Y eso no es del todo mentira, pues, pese a su singular carácter, la torre ha sido construida decenas de miles de veces, aunque de cartón. Esto se debe a que la Zytglogge, como muchos otros monumentos, forma parte del surtido básico de láminas para manualidades que se editan y distribuyen desde hace cien años en Suiza, especialmente para niños. La Zytglogge se ha construido más de 70 000 veces. Las dos torres laterales redondas de la puerta Spalentor de Basilea se han armado casi 130 000 veces, y el Castillo de Chillon se ha recortado y pegado más de 500 000 veces. También se han creado decenas de miles de aviones de Swissair, trenes, barcos del Rin y vapores de ruedas. En total, se han construido maquetas de más de 22 millones de objetos, entre 1919 y 2019. Con esta sorprendente cifra, se podría afirmar que las láminas para manualidades forman parte del patrimonio cultural de Suiza.

El lugar de construcción más frecuente es la escuela. La combinación “láminas para manualidades y escuela” no es una casualidad. Los precursores de la cultura de estas láminas en Suiza querían educar al pueblo. Uno de ellos fue Edwin Morf, quien escribió en 1933: “Cuando anochece más temprano, todos quienes se sienten responsables por el bienestar de la juventud se preguntan: ¿qué pasatiempo divertido y útil podemos ofrecer a nuestros jóvenes, sobre todo a los impetuosos chicos?” Morf llegó a la conclusión de que leer no era suficiente: “No, nuestra juventud debe ser también hábil con las manos y con herramientas”.

Si bien al principio se vendían solo unos pocos miles de láminas al año, la cifra de ventas promedio entre 1975 y 2015 superaba las 400 000 láminas para manualidades al año. Este auge se consiguió, sobre todo, gracias al consenso pedagógico de que crear maquetas con láminas para manualidades tiene también un efecto de aprendizaje duradero. Pero la rápidamente cambiante vida escolar conduce a que muchos profesores vean actualmente menos posibilidades de integrar objetos tridimensionales de cartón en sus clases. Eso significa también que el futuro de este bien cultural es incierto.

Las ventas se desmoronan. Además, los editores piensan que los niños son “cada vez menos aptos para las manualidades”. Por eso, en los nuevos modelos de láminas las diferentes piezas están ya precortadas. Sin embargo, los aficionados a estas manualidades no están dispuestos a reconocer que los días de esta Suiza de cartón están contados.

MARC LETTAU

www.modellbogen.ch

Fotos Danielle Liniger

“Panorama Suizo” sorteará a fines de 2019 veinte láminas para manualidades. Para participar en el sorteo escriba un correo electrónico con el asunto “Verlosung” a revue@aso.ch.

 

Comments (0)

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.
Editorial
Buzón
Tema Clave
Ciencias
Suiza en cifras
Sociedad
Economía
Visto
Política
Cultura
Información de la OSE
Swissinfo
news.admin.ch
Selección
Oído
Noticias
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch