Observación ornitológica

Yo no soy ornitólogo, pero me gustan las aves. Sobre todo las que vuelan libremente, no las enjauladas. Hace poco, muy temprano por la mañana, me topé por primera vez con cierta ave en los Prealpes berneses. Un sonido gutural fuerte y extraño interrumpió el silencio. ¿Qué había sido eso? En una colina cercana apareció entonces un imponente gallo lira, Lyrurus tetrix. Su hermoso plumaje brillaba con un negro azulado, las plumas de su cola eran blancas, su cresta roja. Su canto se oía por la amplia cuenca. De pronto emprendió el vuelo y desapareció. Para mí eso fue una suerte. Este animal está en la lista roja de especies en potencial peligro de extinción y entre tanto se lo ve tan poco en el lado norte de los Alpes suizos, que no podía contar con toparme con uno. No es una novedad que en Suiza también está en peligro la biodiversidad.

El Parlamento suizo trata actualmente el tema de los animales protegidos. Quiere permitir la caza de especies estrictamente protegidas hasta ahora. Todavía se discute acerca de si debe permitirse cazar lobos y castores, o más bien lobos y linces. Durante el debate se propuso, asimismo, distender la protección de la garza real, la serreta grande y la muy discreta chocha perdiz. También nuestro gallo lira se incluyó en la disputa. En este contexto, en el Consejo de los Estados se planteó la pregunta de por qué la Confederación incluye a las especies en peligro, entre otras al gallo lira, en la lista roja, y al mismo tiempo quiere permitir que sean exterminadas.

Primero proteger, después exterminar. Esto es, naturalmente, una exageración, pero tiene su lógica: mientras más contradictoria parece la política establecida, más difícil resulta entenderla si no se es político. Esto posiblemente contribuya a que actualmente miles de alumnos se manifiesten en las calles. Ellos exigen una política climática consecuente, pues es la única forma de evitar una evolución fatal del cambio climático. Es obvio que no confían demasiado en la política actual.

Desde el punto de vista ornitológico, podría decirse que en los días de huelga los cascos urbanos suenan como una gran pajarera. Pero estos ruidosos chirridos influyen en el sector político: en vista de que se aproximan las elecciones, la mayoría de partidos suizos se están pintando de verde. Suficiente motivo para que Panorama Suizo agudice el oído y plantee la pregunta: ¿qué tienen en mente los jóvenes que encabezan la huelga?

Marc Lettau, Redactor Jefe

Comments (0)

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch