Cuando un antiguo hombre de Estado escribe literatura marina...

Mer porteuse, tercera obra de Didier Burkhalter, surgió junto al lago de Neuchâtel; su prosa poética nos cuestiona sobre la ascendencia y la fuerza de nuestras raíces familiares. El personaje central de esta historia de un niño abandonado es el Atlántico, símbolo de separación, pero también de unión entre las personas. El libro del ex Consejero Federal es de estilo agradable, como en ese fragmento donde los penachos de humo de un transatlántico conectan el buque con el cielo, “como si temiese ser tragado por las profundidades”. ¿Sus puntos débiles? Una cierta pesadez o ampulosidad en la formulación, en virtud de la cual la indiferencia no puede ser sino “sobrecogedora” y, obviamente, será un “océano de desesperanza” el que termine sumergiendo a uno de los personajes de la novela.

Es difícil, por supuesto, resistir la tentación de buscar en la prosa del ex Presidente de la Confederación y ex Ministro de Asuntos Exteriores el eco de su liberalismo político. Así, Enor, descendiente de un linaje cuyas huellas se perdieron en el mar, llegará a ser abogado, pero “sin traicionar sus valores fundamentales”. Es normal, ya que proviene de una familia que se dedicaba a rehabilitar edificios, “dando trabajo a empresas que contratan a jóvenes y migrantes”. Y como tiene que ser, dichas viviendas se asignarán de forma prioritaria a las familias. Mérito, familia y humanidad: tal es el credo que anima estas páginas. En cuanto al aspecto espiritual de la novela, es tratado a través de la personificación de una ola: “Diseminada en miríadas de gotas de agua, que son otras tantas vidas minúsculas, [la ola] retrocede, aprovechando las corrientes profundas para curar sus heridas […]”, escribe el autor en su estilo metafórico.

Sin embargo, esta lectura orientada desaparece por momentos, debido al lirismo de Didier Burkhalter, a su amor por las tierras bañadas por el mar, como Finisterre, pero también gracias a una división original y a su capacidad para crear misterio y suspense. He aquí la historia de la huérfana Gwellaouen y de Kaelig, emigrantes europeos hacia el Nuevo Mundo en el siglo de las revoluciones. ¿Cómo se imagina ella a su futuro marido? “Es diferente a los demás, quienes la juzgan, la ven como a una hermosa flor de la que hay que apoderarse sin delicadeza para poseerla sin amor, deprisa, dejándola después para que se marchite, lentamente, sin esperanza, en una vida estancada, después seca; una flor que nunca tuvo su propia tierra, arrancada, luego cortada, que jamás volverá a crecer.”

Stéphane Herzog

Didier Burkhalter: “Mer porteuse”. Éditions de l’Aire, 2018, 194 págs., CHF 24.–, Euro 24.–

Comments (0)

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch