Una amplia gama de zapatos, una amplia gama de escuelas

Hoy en día, quien pase frente a un salón de clases en Suiza puede ver zapatos de todos los tamaños, desde los más pequeños hasta los más grandes. Observar los zapatos permite inferir lo que está ocurriendo en las aulas: cada vez hay más escuelas primarias en las que niños de distintas edades conviven en un mismo salón de clases. En lugar de agrupar a los niños según su año de nacimiento, se mezclan niños en edad preescolar con niños de primer y segundo grado. Objeto de esta reforma es que al comienzo de su formación educativa los pequeños puedan aprender a su propio ritmo y adquirir competencias sociales. Al lado de estos cambios muy llamativos, hay otros que son menos visibles, aunque más profundos. Así, las escuelas primarias están adoptando un nuevo plan de estudios, un plan que cambiará la concepción misma de la escuela: en adelante, además de transmitir simples conocimientos, la escuela pretende que los alumnos desarrollen ante todo estrategias de aprendizaje, es decir, una competencia que les permita navegar con toda seguridad por la jungla del saber.

Hay quienes temen que tales cambios conduzcan a reducir la importancia de la “formación”, la cual juega un papel tan relevante en el sistema educativo suizo. Una cosa es segura: nuestro país invierte cuantiosos fondos en materia de formación. La Confederación, los cantones y los municipios gastan unos 37 000 millones de francos suizos al año para su financiación, un hecho que los debates sobre formación nunca dejan de subrayar con insistencia. No obstante, si miramos las cosas más de cerca, es preciso relativizar las cifras: en relación con nuestro elevado producto interno bruto, los gastos educativos no son tan considerables: desde esta perspectiva, Suiza sólo figura en el puesto 23 entre los países industrializados, es decir, en la media general.

El debate en torno a la escuela primaria del futuro a menudo presenta tintes muy académicos, y a veces ocurren cambios imprevistos y no deseados: como lo señala nuestra autora Mireille Guggenbühler, en las escuelas primarias imparten clase cada vez menos hombres, ya que éstos consideran que los sueldos son demasiado bajos. Quienes predominan ampliamente en las aulas son las educadoras. Sin ellas, la vida escolar colapsaría; pero sin hombres en las aulas, los niños carecen de un importante modelo de conducta. Este aspecto también influye en la calidad de la enseñanza.

Por último, una nota personal: después de desempeñar por algunos meses el cargo de director interino de Panorama Suizo, a partir de ahora fungiré como su redactor jefe, y como tal seré responsable de su diseño y evolución –con el respaldo de un equipo estupendo–. Espero que Panorama siga mostrando una imagen coherente y verídica de lo que sucede en Suiza. En este sentido, también nos hacemos eco de nuestros lectores. Por lo demás, en estos tiempos de creciente efervescencia mediática, Panorama quiere continuar siendo, ante todo, una revista sólida y confiable.

Marc Lettau, Redactor Jefe

Comments (1)
  • Inés Gonzenbach
    Inés Gonzenbach at 23.09.2018
    Mr Marc Lettau wishing you the best un your new possition.
    Mostrar la traducción

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.

La revisión de la ley de planificación territorial ha supuesto un freno al crecimiento urbano desordenado, obligando a las colectividades a...

Leer más

El rostro de la escuela primaria suiza está cambiando rápidamente. El día a día se caracteriza por nuevas formas de enseñanza. El concepto mismo de...

Leer más

De niña, Rita Soltermann fue víctima de explotación por parte de una familia campesina de Emmental. Desde entonces su vida ha sido la de un “cero a...

Leer más

Las grandes áreas naturales de Suiza se encuentran sometidas a presión. Serían necesarios más parques nacionales. Sin embargo, un prometedor proyecto...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch