Los ciclistas se preparan para rebasar

¿Pertenecerá la ciudad del futuro a los ciclistas? En cualquier caso, muchas ciudades suizas apuestan por introducir más bicicletas, hasta duplicar su proporción del total de los medios de transporte. Este vehículo propulsado por la fuerza muscular no sólo suscita nuevas esperanzas, sino también reacciones de rechazo.

Las bicicletas de alquiler de proveedores como O-Bike o Limebike causan polémica en las calles de Zúrich. Fotografía Keystone

200 años tras la invención de la bicicleta por parte del ingenioso barón Karl von Drais, este vehículo sin motor causa revuelo en la ciudad cosmopolita de Zúrich. No es que esta ciudad acabe de descubrir la bicicleta; lo que ocurre es que una nueva tendencia genera controversia: por doquier se ven innumerables bicicletas de alquiler. Están estacionadas incluso en sitios donde hieren el sentido del orden de los zuriqueses.

Pero Zúrich no es la excepción al respecto: en otras ciudades suizas varias empresas se preparan para inundar los espacios urbanos con sus bicicletas de alquiler, sin tener que crear las instalaciones necesarias para estacionar estos vehículos. En lugar de ello ofrecen aplicaciones para smartphones, que permiten encontrar y desbloquear las bicicletas disponibles. Quien ya no necesite la bicicleta después de usarla, puede dejarla en cualquier sitio. En Zúrich, hasta seis proveedores compiten por el favor de los ciclistas: O-Bike, Limebike, Züri rollt, Züri-Velo, Smide (que ofrece bicicletas eléctricas) y Carvelo2go (que alquila bicicletas para el transporte de mercancías). Asimismo, la empresa danesa Donkey Republic está considerando ofrecer bicicletas de alquiler en Zúrich.

En otras ciudades, Nextbike, Velospot y PubliBike comparten el mercado. La magnitud del revuelo no sólo se debe a la revolución que se está gestando en los medios de transporte. En particular, la empresa O-Bike, domiciliada en Singapur, es blanco de críticas por ofrecer bicicletas de mediocre calidad, por lo que se rumorea que la compañía está interesada ante todo en recopilar datos acerca de sus clientes, con el fin de aprovecharlos y comercializarlos. Pero incluso ciertos temas más triviales calientan los ánimos. Por ejemplo, es muy grande el descontento por la apropiación comercial del espacio público, por su reducción y “desfiguración”, en palabras del periódico NZZ. Por otro lado, están quienes se alegran de ello, pues la invasión de las bicicletas de alquiler confirmaría que la cultura del compartir está ganándole cada vez más terreno a la del poseer.

¿Incluir las bicicletas en la Constitución Federal?

El revuelo actual en torno a las bicicletas de alquiler no debe ocultarnos una tendencia más general. Puede que las bicicletas de alquiler acaben imponiéndose; puede que varios proveedores acaben desapareciendo. De lo que no cabe duda, es que la importancia de las bicicletas en las ciudades suizas irá en aumento, independientemente del mercado de alquiler. Muchas municipalidades han incluido el fomento de la bicicleta en su agenda política. De hecho, las ciudades están cambiando: desde hace tiempo, la moda de vivir en el campo ha cedido ante el apremio por volver a la ciudad. De ahí que las ciudades se vean confrontadas a nuevos desafíos, entre otros en el ámbito de la movilidad: si no quieren sufrir en mayor grado aún el impacto del transporte motorizado individual, deben fomentar, además del transporte público, el “tránsito lento”, es decir, los desplazamientos a pie o en bicicleta. Todo esto genera un debate ideológico. Para los círculos izquierdistas y ecológicos, la bicicleta es la opción ideal para luchar contra la contaminación del aire, el ruido y la reducción del espacio urbano. En cambio, los partidarios del transporte automovilístico sienten que se les toma como rehenes, pues saben que no pueden crearse más carriles para ciclistas sin que se reduzca el espacio disponible para los automóviles.

Sin embargo, la tendencia ya está trazada, aunque sea a grandes rasgos. Ante la presión de la iniciativa popular que exige anclar el fomento de la bicicleta en la Constitución Federal, no tardó en intervenir el Consejo Federal, y aunque su contrapropuesta es menos ambiciosa que la iniciativa a favor de la bicicleta, reconoce la importancia de ésta y de fomentar su uso. Después del Consejo de los Estados, el Consejo Nacional respaldó asimismo en marzo la propuesta del Consejo Federal a favor de la bicicleta. El pueblo tendrá la última palabra.

Cada vez más hogares sin coche

Como quiera que sea, puede que la política vaya a la zaga de la realidad, pues la movilidad urbana está evolucionando desde hace mucho tiempo. Así, en varias grandes ciudades suizas, menos de la mitad de los hogares poseen todavía un automóvil propio: una austeridad que se debe, ante todo, a la notable eficacia del transporte público. Sin embargo, la ampliación del transporte público es costosa y se ve limitada por la densidad urbana. Por consiguiente, si las municipalidades promueven la bicicleta como medio de transporte, el objetivo de esta política no es sólo reducir el transporte motorizado individual, sino también aliviar la frecuente congestión de autobuses y tranvías.

Con ese planteamiento concuerda Evi Allemann, Presidenta de la Asociación Suiza de Tránsito y Ambiente y Consejera Nacional socialista, que acaba de ser elegida al gobierno cantonal de Berna. Si bien considera que el transporte público reviste suma importancia en Suiza, afirma que la proporción de bicicletas se duplicará, en particular en los espacios urbanos, hasta representar más del 20 % del total de los medios de transporte. Sin embargo, Suiza aún está muy lejos de alcanzar los niveles de ciertas ciudades eminentemente ciclistas como Copenhague, debido a que el transporte público suizo es demasiado eficaz. Como quiera que sea, para descongestionar las ciudades será preciso fomentar el uso de la bicicleta.

Para lograrlo, ¿qué medidas deben adoptarse? Según la especialista en política de transporte se necesitan ciclovías y carriles bici claramente reconocibles y seguros; asimismo, hay que paliar la congestión de los puntos neurálgicos. Con frecuencia, la sensación de inseguridad impide que la gente use la bicicleta a diario. A tenor de Allemann: “Demasiada gente reconoce que, simplemente, tiene miedo”. Además, se necesitan suficientes lugares para estacionar las bicicletas. ¿Es esto una alusión indirecta a los problemas que ocasiona la invasión de las bicicletas de alquiler que carecen de estacionamiento fijo? “La anarquía en el uso de la bicicleta desvirtúa la imagen de este medio de transporte”. Todos necesitamos acatar unas “reglas del juego muy claras”, además de unos acuerdos vinculantes entre proveedores y autoridades municipales. Ella misma se sujeta a reglas muy claras en materia de movilidad: nunca se pone al volante, ni siquiera tiene licencia de conducir: algo que, como ya lo hemos mencionado, ya no resulta tan extraño en las ciudades suizas.

Los suizos y los medios de transporte

De los casi cuatro millones de suizos que todos los días van de su casa al trabajo y viceversa, un 54 % lo hace en coche o en moto, y un 31 % usa el transporte público; un 9 % se desplaza a pie, mientras que un 7 % recorre el camino en bicicleta. También entre los jóvenes en formación son 7 % los que se dirigen a su centro de estudio en bicicleta. La proporción de hogares sin automóvil va en aumento, especialmente en las ciudades: hoy por hoy Berna encabeza la lista con un 56,8 %, seguida de Zúrich con un 52,8 %, Basilea (52,1 %) y Lausana (46,3 %). La última posición entre las grandes ciudades le corresponde a Ginebra, con un 40,9 %.

Comments (6)
  • Rosemarie Silva
    Rosemarie Silva at 24.05.2018
    Great idea especially in good weather. Good for health and figure. HOP SWISS GET MORE ACTIVE!
    Mostrar la traducción
  • Peter Williams-Schaer
    Peter Williams-Schaer at 24.05.2018
    Look at the exmaple of Mexico City, and Guadalajara. Way ahead and organised by the state MIBICI.
    https://www.mibici.net/en/
    Mostrar la traducción
  • Madeline Murphy
    Madeline Murphy at 28.05.2018
    Zusätzlich zum Fahrrad könnte man, wie früher auch schon, einen autofreien Sonntag pro Monat einführen. Das sorgt für bessere Luft und erlaubt ganz allgemein den Familien den Ausgang ins Freie ohne Lärm.
    Mostrar la traducción
  • Mike Rigert
    Mike Rigert at 29.05.2018
    Bicycles are a great alternative way to get around Switzerland. Of course you have to have the infrastructure of dedicated bike lanes in large cities like Zurich, which involves politics and funding issues. It's nice that rental bikes are readily available but I'm guessing it's mostly tourists that use these or do residents rent them as well? Denmark is a great biking country to emulate. I biked around in Denmark for two years and it was wonderful.
    Mostrar la traducción
  • Ernst  Ruetimann, Trang
    Ernst Ruetimann, Trang at 17.06.2018
    Das Problem ist schon lange der immer mehr zunehmende Strassenverkehr. Die engen Strassen in unseren Städten erlauben keinen Anstieg von noch mehr Fahrzeugen. Und dann kommt das Fehlen der nötigen Parkplätze für die Autos dazu. Aber leider ist es fünf nach zwölf und der Zug bereits abgefahren. Man müsste, Zulieferer ausgenommen, die Fahrzeuge ausserhalb deponieren und mit dem ÖV oder dem Fahrrad weiterkommen; aber wer macht das schon - warum ich und nicht der Andere - wird immer der Schwarzpeter weitergereicht. Ich sehe dasselbe Problem hier in Thailand. Thailand ist zwar ein grosses Land, aber mit 34 Millionen immatrikulierten Fahrzeugen auf zirka 77 Millionen Einwohner (Ausländer mit eingerechnet) ergibt sich eine hohe Dichte. Und auch hier werden die Verkehrswege in den Städten nicht breiter, im Gegenteil: die Fahrzeuge werden überall abgestellt, wo etwas Platz vorhanden ist - frei nach der Thalphilosophie: dass mindestens noch ein Auto durchkommen muss! Kürzlich wurde hier in Trang ein markierter, grün gestrichener Veloweg lanciert [Stadtrundfahrt] ; und ja, Sie vermuten richtig: es werden Autos und Motorräder darauf parkiert und die Radfahrer müssen wieder auf den Rest der Strasse ausweichen.
    Mostrar la traducción
  • Daniela Malsbury
    Daniela Malsbury at 25.06.2018
    I am a Swiss citizen living abroad and I spend three weeks twice a year in Basel visiting my family and friends. I support the idea of reducing noise and pollution a and bringing people back to the city, being able to move around without depending on public transportation by using a bicycle. My experience, however, being a pedestrian in Basel, has been increasingly a frightening one. My last visit to Switzerland in May, has been actually overshadowed by half a dozen of near misses of almoast being hit by a bicycle at high velocity. I observe the rules and laws of traffic as a pedestrian and find that bicycles don’t necessarily respect these rules. I was more afraid of being hit by a bicycle, to be honest, than being hit by a car as a pedestrian. I understand that the impact of a car has far more serious consequences, but getting hit by a bicycle at a high velocity is not to be underestimated. I find some cyclists are disrespectful and aggressive in traffic without considering the consequences of their actions.
    Mostrar la traducción

Escribir un comentario nuevo

La Redacción se reserva el derecho de borrar los comentarios discriminatorios, racistas, difamatorios o incendiarios y desactivar la función de comentario para este artículo.

Kosovo celebró en febrero el décimo aniversario de su independencia. ¿Y qué tiene que ver esto con Suiza? Mucho, puesto que los vínculos entre ambos...

Leer más

El pasado 4 de marzo, la gran mayoría de los votantes rechazaron el ataque masivo lanzado contra la radio y la televisión suizas (SSR). Sin embargo,...

Leer más

De aquí a 2024, todas las radios suizas emitirán sus programas a través de señales digitales, lo cual provocará la desaparición de la señal FM. Con el...

Leer más

Hace algunos años, nadie se lo habría esperado: Vladimir Petkovic ha sido elegido para guiar a la selección suiza hacia el Mundial de Fútbol. Pero...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch