Li-qui-da

Como si de un juego de palabras se tratara, figuran las sílabas del título italiano del libro por encima de los tres capítulos del volumen de relatos. “Lì” significa “allí” en castellano; “qui”, “aquí” y “Liquida” puede traducirse por “líquido”, aunque también como “él/ella liquida” o el imperativo “¡liquida!”. La sensibilidad lingüística por las sonoridades y el placer de jugar con el lenguaje caracterizan todos los cuentos de este libro. La autora sólo revela el secreto que envuelve el término “Liquida” en el último cuento, dejando al lector la tarea de reflexionar sobre el “líquido embrollado”.

Los relatos de la primera sección del libro se enmarcan en Suiza. En “Merlot im Tarnmantel” [“Merlot camuflado”], la autora relata un viaje en tren por el San Gotardo. La narradora en primera persona observa a una mujer que ha vertido merlot en una botella de agua: tal vez para no dejar que surja especulación alguna entre los demás viajeros sobre su consumo de vino, tal vez para que nadie la moleste en sus recuerdos del Tesino.

“Simple juguete del mar infinito: en su hogar, entre los objetos y nombres cotidianos, que todavía flotan un poco en la superficie, precavidos y discretos. El teléfono ya no suena de forma tan impertinente...”. Así empieza el cuento “Madame Germaine”, de la tercera sección, en el que una mujer entrada en años intenta arreglárselas con su mermada capacidad auditiva. Es divertido leer todo lo que puede ocasionar el cambio del auricular del teléfono de un oído al otro, y cómo esto puede cambiar las perspectivas. El mar se convierte aquí en símbolo del silencio que envuelve a Madame Germaine cada vez más.

Para su 80.º cumpleaños, Anna Felder recopiló cuentos inéditos y retocados, los cuales están ahora también disponibles en su traducción al alemán. La autora describe un mundo que conoce y observa con intensidad. Los sucesos de la vida cotidiana, a menudo cargados de simbolismo, se deshilvanan en textos cortos, siempre impregnados de una sutil ironía. Cada historia parece haber sido pulida en un largo proceso, para que al final resplandezcan sus múltiples facetas, como una serie de miniaturas que podremos volver a leer siempre desde una nueva perspectiva.

Anna Felder, que nació en 1937, creció como hija de un suizo alemán y de una italiana en Lugano. Estudió literatura en Zúrich y París. A continuación, impartió clases de italiano en la Antigua Escuela Cantonal de Aarau. En la actualidad, la escritora vive en Aarau y Lugano. En febrero de 2018, fue galardonada por la Confederación Suiza con el Grand Prix suizo de literatura por su obra vitalicia.

Ruth von Gunten

 

Anna Felder: Liquida; Edizioni Opera Nuova 2017; 110 Páginas; 20 CHF

Comments (0)

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.

Kosovo celebró en febrero el décimo aniversario de su independencia. ¿Y qué tiene que ver esto con Suiza? Mucho, puesto que los vínculos entre ambos...

Leer más

El pasado 4 de marzo, la gran mayoría de los votantes rechazaron el ataque masivo lanzado contra la radio y la televisión suizas (SSR). Sin embargo,...

Leer más

De aquí a 2024, todas las radios suizas emitirán sus programas a través de señales digitales, lo cual provocará la desaparición de la señal FM. Con el...

Leer más

Hace algunos años, nadie se lo habría esperado: Vladimir Petkovic ha sido elegido para guiar a la selección suiza hacia el Mundial de Fútbol. Pero...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch