Japón, país añorado

Cuando trabajaba como lector en una universidad japonesa, Adolf Muschg escribió su primera novela “Im Sommer des Hasen” [“En el verano del liebre”] y se quedó para siempre prendado de Japón y de su cultura.

Con Yoko, la estudiante japonesa de teología, el suizo puritano “descubre un continente”. En esas noches salvajes y esos abrazos apasionados encuentra algo que desconocía: “la unidad, perceptible en la profundidad, cuando su piel se fusionaba con el cuerpo ajeno”. Wilfried Buser se llama el autor suizo que, al igual que otros cinco, debe redactar un artículo sobre Japón para incluirlo en la publicación de aniversario de una compañía suiza. En ese cometido descubre, en medio de un mundo que le es todavía extraño, el amor físico en todo su esplendor placentero y excesivo.

Esta historia procede de una novela inspirada en una estancia en Japón. El autor suizo Adolf Muschg, nacido en 1934, fue lector de alemán entre 1962 y 1964 en la International Christian University de Tokio. De esta estancia y de la historia de amor que vivió allí surgió la novela Im Sommer des Hasen [“En el verano del liebre”], con la que inauguró, en 1965, una obra literaria que abarca desde novelas como Gegenzauber [“Hechizo contrario”], Albissers Grund [“La razón de Albisser”], Das Licht und der Schlüssel [“La luz y la llave”], Der Rote Ritter [“El caballero rojo”], Eikan, du bist spät [“Eikan, llegas tarde”] y Löwenstern [“Estrella de león”] hasta el cuento Der weisse Freitag [“El viernes blanco”], de 2017. Con esta obra, Adolf Muschg ha sido consagrado como uno de los autores más importantes de la literatura de habla alemana. Japón, que ya el libro Hansi und Ume, de su tía Elsa Muschg, había convertido en un país añorado para el niño de diez años, no lo abandonó nunca más e hizo que se cumpliera finalmente el sueño que había albergado desde un principio: que allí “se encontrara a sí mismo”. Zerutt, el contrincante de Albisser en la novela homónima, es un maestro zen, y en 1985 Muschg pasó cuatro semanas en un monasterio zen, cerca de Kioto. En 1986, durante el rodaje de su novela Im Sommer des Hasen, se enamoró de Atsuko Kanto, quien en 1991 se convertiría en su tercera esposa y lo introduciría en la intimidad de la cultura japonesa. Este país, así como la experiencia espiritual y mística que vivió allí, han impregnado desde entonces su obra en numerosos aspectos: no sólo en los libros cuya trama se desarrolla en Japón, como la novela Eikan, du bist spät, en la que un europeo experimenta su liberación y revelación con el monje zen japonés Eikan, sino también en aquellos donde esta influencia resulta menos evidente. Así, tras la publicación de su obra maestra de narrativa, la novela Der Rote Ritter, por la que recibió el mayor reconocimiento literario alemán, el premio Büchner, Muschg declaró públicamente que esta novela sobre Perceval no existiría sin los tres maestros zen Suzuki Taisetzu, Hisamatsu Shin-ichi y Harrada Sekkei. Sin embargo, Muschg también ha tendido puentes entre Japón y Europa, al relacionar la mística japonesa con la de Angelus Silesius, el Maestro Eckart y Jakob Böhme. Esta exploración teológico-literaria viene a prolongar la labor de su hermanastro Walter Muschg, quien falleció en 1965 y que ya había investigado en 1935 “La mística en Suiza”. – Por cierto que Im Sommer des Hasen debería haberse publicado primero en la editorial Walter de Olten; pero debido a que los propietarios católicos de la editorial consideraron demasiado indecente el episodio con Yoko, el libro apareció finalmente en la editorial Arche, de Peter Schifferli, quien fuera fascinado por su sensualidad.

charles linsmayer Es ESPECIALISTA EN LITERATURA
y PERIODISTA En zÚrich

 

“En el monasterio descubrí que la vida puede confundirse consigo misma y con su aparente contrario, la muerte; y que cuando todo es igual de importante, ya no hay nada que carezca de importancia. Eso es algo que va más allá de lo que hasta entonces había aprendido en política o en literatura, en la conversación o en el amor. ¿Es para ello necesario vivir en un monasterio zen? En mi caso, fue necesario pasar por la experiencia de que lo obvio resulta difícil, aunque posible”

(“Aussteigen? Einsteigen!”, en el Frankfurter Rundschau del 24-08-1985).

 

Bibliografía: Im Sommer des Hasen está disponible como libro de bolsillo en la editorial Suhrkamp.

Comments (0)

Write new comment

La Redacción se reserva el derecho de borrar los comentarios discriminatorios, racistas, difamatorios o incendiarios y desactivar la función de comentario para este artículo.

Kosovo celebró en febrero el décimo aniversario de su independencia. ¿Y qué tiene que ver esto con Suiza? Mucho, puesto que los vínculos entre ambos...

Leer más

El pasado 4 de marzo, la gran mayoría de los votantes rechazaron el ataque masivo lanzado contra la radio y la televisión suizas (SSR). Sin embargo,...

Leer más

De aquí a 2024, todas las radios suizas emitirán sus programas a través de señales digitales, lo cual provocará la desaparición de la señal FM. Con el...

Leer más

Hace algunos años, nadie se lo habría esperado: Vladimir Petkovic ha sido elegido para guiar a la selección suiza hacia el Mundial de Fútbol. Pero...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch