Una aldea alpina acapara los titulares de la prensa mundial

Para luchar contra el éxodo de sus habitantes, el pueblo de Albinen recurre a incentivos monetarios. La noticia ha dado vuelta al mundo, tomando por sorpresa al municipio. A continuación, una visita a esta diminuta aldea del Valais.

Las idílicas apariencias engañan: al igual que muchos municipios suizos de las zonas marginales, el pueblo valesano de Albinen sufre un importante éxodo de sus habitantes.

Finalmente, puede dar rienda suelta a su frustración: “¡Estáis todos locos!”, grita Beat Jost a los periodistas que han acudido a la cita. El alcalde de Albinen tira del bigote, murmura algo acerca de una “historia absurda” y se aleja pataleando. ¿Qué es lo que saca de sus casillas a este hombre, que los habitantes describen como dinámico y carismático? Es el inesperado alboroto mediático causado por el incentivo para la construcción de viviendas en su pueblo. Poco antes de la asamblea municipal, el alcalde teme que sus paisanos se opongan a su propuesta, por temor a que los forasteros invadan el pueblo. Dice disgustado que sus opositores no podrían haber concebido una mejor campaña; pero lo que calla, es que el municipio ha logrado así un fantástico golpe mediático.

Pero vayamos por partes. Albinen, ubicado a 1 300 metros sobre el nivel del mar, es el típico pueblo del Valais, tranquilo y con hermosas vistas. Sin embargo, la apariencia idílica engaña. Mientras que los centros urbanos suizos se quejan de los trenes abarrotados, las zonas marginales, como Albinen, luchan desesperadamente contra el éxodo de su población. Para mantener a los jóvenes en el pueblo o atraer a nuevas familias, el municipio lanzó una idea poco convencional: una indemnización de 70 000 francos para las familias de cuatro miembros que vivan en el pueblo durante un tiempo prolongado. Para recibir el incentivo hay que cumplir unas condiciones estrictas: diez años de residencia, una inversión de al menos 200 000 francos en una vivienda y, en el caso de los extranjeros, un permiso de residencia tipo C.

Ocurrió lo que suele ocurrir en la era del periodismo en línea: el verano pasado, algunos medios de comunicación presentaron la iniciativa de forma bastante objetiva; pero semanas más tarde, la noticia fue retomada por la plataforma “20 Minuten”, que publicó un artículo titulado “¿Vendría usted a vivir aquí por 70 000 francos?”, que se parecía más a un cuento de Navidad que a una nota periodística. Los autores sólo mencionaban marginalmente las estrictas condiciones del ayuntamiento. A raíz del artículo, la noticia corrió como un reguero de pólvora y se difundió en plataformas de todo el planeta. Los primeros fueron los periódicos sensacionalistas británicos, seguidos de los medios de comunicación rusos, indios y chinos. Competían unos con otros con titulares que intentaban llamar la atención, como: “Este pueblo suizo te regala 70 000 francos si te mudas a vivir allí. ¡Junta tus pertenencias!”

Con las maletas en la tienda del pueblo

La noticia tuvo un eco gigantesco: los responsables recibieron miles de solicitudes. Al principio lo tomaron con humor. Sin embargo, dejaron de reír cuando empezaron a llegar italianos con sus maletas rebosantes a la tienda del pueblo, preguntando por el dinero. Para Jost, antiguo sindicalista y periodista, las cosas habían llegado demasiado lejos. Desapareció de la vida pública, e incluso pretendió excluir a los periodistas de la asamblea municipal en la que se dirimiría el asunto. Sin embargo, el cantón se opuso a ello, invitándolo a respetar el principio de las asambleas públicas. A principios de diciembre se celebró la asamblea municipal en la estación de bomberos.

Los habitantes de Albinen respaldaron con amplia mayoría la propuesta de su alcalde, que semanas antes había causado tanto jaleo. Los jóvenes se alegraron, Jost se pasó la mano por el pelo y apareció sonriente ante las cámaras. Estaba otra vez en paz consigo mismo, con los periodistas y con el mundo.

No obstante, los jóvenes del pueblo se encuentran en la disyuntiva: ¿quedarse o marcharse? ¿Irse a donde hay trabajo, escuelas y supermercados? Tres jóvenes familias se mudaron hace poco. Quienes se quedan son los ancianos. El próximo año, la mitad de los 240 habitantes del pueblo se jubilarán. “Nos estamos muriendo”, advierte Jost. Con el incentivo para la construcción de viviendas, espera atraer de cinco a diez nuevas familias y rejuvenecer así el pueblo. Esto significaría, en el mejor de los casos, que la escuela podría reabrir.

Jonas Schmid es redactor del periódico Südostschweiz.

Comments (10)
  • gabriele
    gabriele at 21.03.2018
    Man braucht doch nur Internet, um dort zu leben. Haben die gutes Internet? Wo sind die Häuser, die man bewohnen kann? Gibt es eine Liste?
    Mostrar la traducción
  • Francois Blachere
    Francois Blachere at 21.03.2018
    I would love to move back to Switzerland, unfortunately the cost of living is out of this world for retired couple on fixed income. As I would love to see some incentives to help Swiss people to move back home.
    Mostrar la traducción
    • S. Lau
      S. Lau at 07.04.2018
      I would also like to move back to Switzerland if I could.
      That article is aimed at YOUNG families, not senior citizens (they already have enough of those!)
      Mostrar la traducción
  • Giordani M-Ch.
    Giordani M-Ch. at 23.03.2018
    Ce n'est pas un cadeau s'il faut débourser 200.000 francs. Et avoir 4 enfants! Conditions absurdes, ils vont attendre longtemps pour avoir des adhérents à ce projet...
    Mostrar la traducción
  • Ernst  Ruetimann , Trang
    Ernst Ruetimann , Trang at 23.03.2018
    Das A & O sind Arbeitsplaetze und den Anschluss an den naechsten groesseren Ort mit der OeV . Sonst werden hald die Neuzuziehenden wieder jeder mit seinem Auto an den Arbeitsplatz in der naeheren und weiteren Umgebung fahren muessen ! Da sollte schon eine kleine Firma sich im Dorf etablieren .- Ist immer auch noch eine Frage , wie weit der Ort abgelegen ist .-
    Mostrar la traducción
  • Ernst  Ruetimann , Trang
    Ernst Ruetimann , Trang at 24.03.2018
    Das mit den Italienern , welche das Geld abholen wollten ist gut ! Aber diese Idee ist so neu nicht . Hier in Thailand werden schon sei Jahrzehnten die ueber 50 jaehrigen Pensionierten mit dem Zueckerchen eines Erlassen der Einkommenssteuer angelockt . Allerdings muss bei der jeweiligen Verlaengerung des jaehrlichen Aufenthaltes ein Depot von ueber THB 800'000.- ( CHF 23'500.- ) auf einer thailaendischen Bank nachgewiesen werden - und das mindestens 3 Monate vor dem faelligen Termin .- Leider gab es in der letzten Zeit etliche Selbstmorde von Expats , welche Finanziell am Ende waren . Andere leben desshalb auch Schwarz im Koenigreich , was dazufuehrte , dass eine Kampagne gestartet wurde , um diese Illegalen ausfindig zu machen !
    Mostrar la traducción
  • rar
    rar at 24.03.2018
    This is beyond crazy! it would not be hard to create a little tourist spot for a few months and hope a few people can actually make a little money there and stay in Albinen, if only for half or a third of the year! I was born in Leukerbad, next door. I guess the Swiss still keep money in their mattresses! :) I would never have guessed Albinen had that kind of money to just give away. Beautiful area, my wife fell in love with it, Leukerbad/Albinen especially.

    rar
    Mostrar la traducción
  • Michèle Anthis
    Michèle Anthis at 27.03.2018
    Sans école. .pas de famille !
    On ne peut pas faire d'omelette sans casser des oeufs. .malheureusement. Le cas de l'exode rurale est la menace pour toute la periferie avec l'explosion industrielle. Mais l'école reste le bastion incontournable au renouvellement du tissu social d'un village.
    Mostrar la traducción
  • Regis Gérard AVANTHAY
    Regis Gérard AVANTHAY at 27.03.2018
    Avoir 4 enfants est hors norme, surtout compte tenu des faibles allocations familiales suisses et devoir au surplus investir 200.000 pour en recevoir 70.000 me semble fort peu attractif, surtout pour vivre dans un village de vieillards.
    Mostrar la traducción
  • Walter Schwendener
    Walter Schwendener at 29.03.2018
    En mi caso en particular es muy interesante la propuesta, yo soy Suizo en el extranjero y vivo en Centro America, mis abuelos vinieron el siglo pasado e hicieron muchas cosas buenas en este territorio sin embargo en la actualidad ya no es posible seguir, es cada vez mas dificil pues no hay incentivos ni proyectos de ayuda y desarroyo, por lo que es muy tentativo, recuperar el patrimonio retornando a zuiza y preservar nuestra cultura como familia.
    Mostrar la traducción

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.
Tema Clave
21.03.2018

A cada barrio su cerveza

La botella se destapa con un suave silbido, la cerveza fluye en la jarra y las burbujas suben a la superficie, formando la característica espuma. Al...

Leer más

El Banco Nacional Suizo no es la única institución que emite dinero. También los bancos comerciales pueden crear dinero: esto es lo que pretende...

Leer más

Por segunda vez, Suiza ha ofrecido a la UE 1 300 millones de francos para impulsar el desarrollo de los países miembros con menos recursos. Sin...

Leer más

Hace cincuenta años parecía que en Suiza también había llegado el momento de cambiar el mundo de modo drástico. Fritz Osterwalder vivió los...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch