Alain Berset necesita ahora la resistencia de un corredor de fondo

Para el Consejero Federal Alain Berset, el pasado 24 de septiembre podría haber marcado el inicio anticipado de su primer año de presidencia. Sin embargo, ese día el pueblo decidió rechazar la gran reforma de las pensiones, por lo que el conflicto por asegurar las jubilaciones lo acompañará durante todo el año de su mandato.

Hasta ahora, la carrera de Alain Berset había sido más rápida de lo que suele ocurrir en la política suiza. Con 31 años, este francófono de la localidad friburguesa de Belfaux fue elegido para el Consejo de los Estados y, con 39, para el Consejo Federal. Tras seis años en el cargo asume ahora el turno de presidencia, siendo a sus 45 años con mucho el más joven del gobierno nacional.

Con Berset ingresó, en 2010, una nueva generación de políticos socialdemócratas en el gobierno nacional: Berset representa una política de izquierdas que no pone énfasis en lo ideológico, es pragmático y táctico al mismo tiempo. El traje y la corbata le sientan mejor que a muchos políticos burgueses. Berset, que tras graduarse pasó un año como pianista de bar en Brasil, ha insuflado dinamismo en la clase política.

Ingenioso, pero con los pies en la tierra

Berset es el hombre adecuado para comparecer ante los medios durante su año de mandato. Siempre halla el tono correcto, es encantador, ingenioso, pero siempre permanece con los pies en la tierra. Le gusta mezclarse con el pueblo, es un buen comunicador y también conecta con la generación más joven: los estudiantes de una escuela profesional que asistieron como público al programa de la televisión suiza “Arena” sobre la reforma de las pensiones se peleaban por hacerse selfis con el Consejero Federal.

Este friburgués francófono se siente tan a gusto en el ambiente internacional como en el local, ya sea en el Foro Económico Mundial (WEF) de Davos, en el Festival de Cine de Locarno o en el Festival Federal de Canto Tirolés de 2017. En su año de mandato, tiene previsto visitar el WEF y los Juegos Olímpicos de Invierno, en Corea del Sur. Asimismo, recibirá a los jefes de gobierno de los países de habla alemana en la reunión conjunta que se celebrará en Suiza.

En el país, el Presidente seguirá ejerciendo, principalmente, como jefe de su departamento, donde tendrá que lidiar con dos asuntos peliagudos: el seguro de salud y las pensiones. Su elección hace seis años significó la vuelta del importante Departamento de Interior a manos del Partido Socialista, después de nueve años con dos Consejeros liberales luchando con el aumento de las primas del seguro de salud y las consecuencias demográficas. Desde el principio, Berset demostró ser un líder enérgico y creativo, que enfrenta las reformas en lugar de posponerlas. La reforma simultánea del primer y el segundo pilar era su ambicioso proyecto, que estuvo a punto de concretarse. Podría haber hecho historia. Sin embargo, el 24 de septiembre de 2017 faltaron unos puntos porcentuales y la mayoría de los cantones para poner fin a 20 años de bloqueo a la reforma de las pensiones.

Realpolitik del día a día

Después de la fallida reforma de las pensiones, Berset aterrizó definitivamente en la política suiza del día a día, donde los grandes avances sólo suceden raras veces y el trabajo perseverante lleva al éxito. El antiguo sprinter convertido en mediofondista de 800 metros necesita ahora la resistencia de un corredor de fondo para volver a poner en marcha las urgentes reformas en el Parlamento y someterlas a un referendo popular.

Quizá llegó a plantearse cambiar al Departamento de Asuntos Exteriores, tras la renuncia de Didier Burkhalter. Estaba capacitado para ello, ya que superó con éxito las pruebas de selección para la carrera diplomática. No obstante, su partido difícilmente le habría perdonado dejar la política social en manos del nuevo Consejero Federal del PLR, Ignazio Cassis.

Por su parte, aunque los parlamentarios conservadores se alegraron de la derrota de Alain Berset en el referendo, no aprecian mucho su fuerte influencia dentro del Consejo Federal. Hace dos años, cuando se preguntó a Cassis por el socialdemócrata, el entonces líder del grupo del PLR contestó: “Es un Consejero Federal condenadamente bueno, por desgracia para los representantes conservadores”. Y añadió que si bien el Estado era el centro de la acción política de Berset, éste no era un “ideólogo de izquierdas”.

Markus Brotschi es corresponsal parlamentario del “Tages-Anzeiger” y DEL “Bund”.

Comments (0)

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.

Con el ataque masivo al servicio público orquestado por la iniciativa “No Billag”, la lucha de la prensa por su supervivencia y las recientes...

Leer más

Inicialmente, los pequeños trineos de madera se usaban para el transporte de mercancías. Luego, un carpintero creó el “trineo deportivo de Davos”....

Leer más

En los suburbios de Ginebra, un grupo de jóvenes raperos cantan textos cargados de valor existencial. Su líder, el rapero Makala, ha firmado con una...

Leer más
Deporte
22.01.2018

El momento ideal

Martina Hingis ascendió muy pronto a la cima del tenis, para luego caer en la vorágine del dopaje y, finalmente, volver a cosechar éxitos. Ahora acaba...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch