La máquina suiza que permite volar

“Birdly” es un dispositivo de realidad virtual que permite experimentar las mismas sensaciones que un pájaro. Concebido en la Escuela Superior de Arte de Zúrich, ahora es comercializado por la empresa emergente Somniacs.

Volar como un pájaro: el invento suizo Birdly da alas a los seres humanos. Foto: Keystone

“Inventar un avión no es nada extraordinario. Construir uno puede llegar a serlo; pero volar lo supera todo”. Con esta cita del pionero de la aeronáutica, Otto von Lilienthal, Max Rheiner, el creador de “Birdly”, abrió su discurso en el simposio World.Minds de Zúrich, en 2014. Este profesor de la Escuela Superior de Arte de Zúrich (ZHdK) contó en aquella ocasión al público que desde la infancia soñaba con volar y que había ideado una máquina que permitía transformarse virtualmente en un pájaro.

Actualmente, “Birdly” es considerado como uno de los dispositivos de realidad virtual más prometedores del mercado y es comercializado por la empresa emergente Somniacs. Sin embargo, la aventura de su creación empezó como un proyecto de investigación artística en la ZHdK. “El objetivo era explorar la inmersión total del cuerpo en la realidad virtual”, explica Nathalie Enderle, responsable de comunicación de Somniacs. “El proyecto se enfocó en la experiencia de vuelo de un pájaro desde un punto de vista sensorial y emocional, y trabajamos en particular con una asociación protectora de aves”. Por eso, los usuarios quedan maravillados tras una sesión con “Birdly”: experimentan la sensación de volar con todo el cuerpo. ¿No es esto un sueño universal?

Sobrevolando Nueva York

Para conseguirlo, Max Rheiner y su equipo concibieron un aparato que se asemeja más a la mesa de un quirófano que a un águila real. El usuario se instala en “Birdly” con los brazos colocados sobre alas de madera, que puede mover para desplazarse por los aires. Después, se pone unas gafas de realidad virtual y auriculares. Un ventilador situado delante de su cabeza echa aire para simular la sensación de velocidad. Luego, vistas aéreas hiperrealistas, basadas en fotos tomadas desde un avión, pasan delante de sus ojos. El paisaje ha sido concebido para que corresponda al punto de vista de un pájaro. El usuario se lanza así por los aires y roza los rascacielos de Nueva York o las crestas del monte Cervino. Decide en qué dirección volar girando las alas o moviendo el cuerpo. Si dirige la mirada hacia sus brazos, en su campo visual aparecerán auténticas alas emplumadas, acentuando aún más esta experiencia de inmersión.

Desde sus primeras presentaciones en público, “Birdly” ha hecho furor. Se habló de él incluso en la Swissnex 2014 de San Francisco, en el Salón de las Nuevas Tecnologías de Laval Virtual en Francia en 2015 y en el Festival South by Southwest en Austin, Texas, el pasado marzo. La prensa americana lo elogia y lo califica como una experiencia de realidad virtual fantástica y futurista.

No apto para usarse en casa

Animados por el éxito alcanzado, en 2015 los creadores de “Birdly” decidieron crear la empresa emergente Somniacs. Con sede en Zúrich, esta compañía cuenta ahora con una plantilla de ocho empleados. Sus listas de pedidos están colmadas, pero no tiene caso pedir un “Birdly” para uso doméstico: “Birdly no está concebido para usarse en casa”, subraya Nathalie Enderle. “Es demasiado técnico y voluminoso. Hemos optado por una versión de alta gama. Birdly tiene un coste elevado, equiparable al de un coche de lujo”. Los clientes de Somniacs son museos, parques de atracciones e institutos científicos.

Pese a su éxito, Max Rheiner y su equipo no se duermen en los laureles y continúan trabajando con vistas a mejorar su máquina para volar, sobre todo en lo relativo a la calidad de los paisajes que se divisan. “Actualmente sólo se pueden sobrevolar Nueva York y el Cervino”, puntualiza Enderle. “Queremos añadir más paisajes, tanto reales como fantásticos. Asimismo, deseamos añadir una dimensión lúdica, por ejemplo con elementos como los huevos de Pascua, que habría que encontrar escondidos en el paisaje”.

Y los creadores de “Birdly” siguen pensando en otras aplicaciones futuras para su máquina, en el ámbito del urbanismo o la sanidad.

Geneviève Ruiz es periodista independiente en Ginebra

Comments (3)
  • Tom
    Tom at 20.05.2017
    Wer in Singapore zu Hause ist, und das Gerät gerne ausprobieren möchte, kann das im Science Centre in Jurong tun.
    Mostrar la traducción
  • Ernst  Ruetimann , Trang
    Ernst Ruetimann , Trang at 22.05.2017
    Uralter Menschheitstraum . Ikarus laesst gruessen .- Verrueckte Welt - was wird als naechstens erfunden ?
    Mostrar la traducción
  • Michèle Mühlethaler Anthis
    Michèle Mühlethaler Anthis at 29.05.2017
    Le vol d'Icar effectivement ne date pas d'aujourd'hui,mais avec Birdly l'avantage est de pouvoir voler comme un oiseau ..mais sans se brûler les ailes!
    Ça doit être passionnant..quelle expérience à porté de tout un chacun sans même se froisser une plume!
    Ici au pays d'Icar, nous nous réjouissons d'en profiter..un jour ?.
    Mostrar la traducción

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.

En febrero, el gobierno cantonal de Ginebra sorprendió a todos anunciando un plan que allana el camino para la regularización de miles de personas sin...

Leer más

Francine Jordi, la niña mimada del mundillo del espectáculo suizo, está por cumplir 40 años. A continuación, una entrevista sobre los reveses del...

Leer más

Después de haber sido muy populares, los cuadros panorámicos cayeron durante mucho tiempo en el olvido. Últimamente han estado experimentando un nuevo...

Leer más

“Birdly” es un dispositivo de realidad virtual que permite experimentar las mismas sensaciones que un pájaro. Concebido en la Escuela Superior de Arte...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch