Cartas al director

La política de inmigración, una historia que parece no tener fin

La mayoría de los europeos no se oponen a la inmigración cuando ésta permite contar con la mano de obra especializada que les hace falta y cuando estos inmigrantes aceptan nuestra cultura. Pero deben ser auténticos especialistas, no inmigrantes que huyen de la pobreza, porque no se trata de importar problemas. Por desgracia, los políticos en Bruselas y Berna que se ocupan de esta problemática han perdido todo contacto con la realidad. Por eso, Europa necesita una tormenta purificadora, y ésta no puede menos que llegar porque después de oscilar en una dirección, el péndulo siempre oscila en la dirección opuesta.

Stephan Bernhard, Colombia

Ya es hora de abrir los ojos y mirar más allá de nuestras narices. La situación actual es el resultado de siglos de explotación de los llamados países en vías de desarrollo. Si queremos evitar la inmigración masiva, tenemos que componer las cosas. No se trata de islamización, sino de pobreza y riqueza, así como de su distribución. Sin embargo, pensamos de una forma muy limitada y creemos que aislándonos podremos mantener nuestro “estilo de vida”. Esta visión carece de perspectiva, porque si no cambia nada en la vida de los pobres de este mundo, seguirán “asaltando” en masa la fortaleza llamada Europa. Estas personas están desesperadas, se arriesgan a morir en el Mediterráneo y pagan miles de euros a quienes los ayudan a huir.

Jan De Baere, Alemania

Al no aplicar lo que postula la Iniciativa contra la Inmigración Masiva, el Parlamento suizo ha traicionado al pueblo suizo y ha abolido la democracia. Los culpables son aquellos miembros del Parlamento que ven con buenos ojos la UE y se ponen de rodillas ante cualquier amenaza por parte de la misma.

Jürg Schwendener, Tailandia

Nosotros, los suizos, hemos construido en un largo periodo histórico un consenso para integrarnos en un Estado federalista y democrático, tolerante frente a las particularidades de su pueblo, respetuoso de todos los sectores de la población y que, al mismo tiempo, es apreciado, apoyado y en caso de necesidad defendido por todos sus ciudadanos. Los inmigrantes que interiorizan y aplican con convicción este consenso se convierten en suizos por convicción política y forman parte de Suiza – independientemente de su origen– . ¿Quién puede tener algo en contra? Sin embargo, lo que preocupa a muchos es que, lamentablemente, numerosos inmigrantes quieren “subirse a trenes especiales”, con un “horario” totalmente ajeno al consenso suizo.

Wolfgang Wittenburg, Canadá

Drones profesionales. Tecnología suiza de vanguardia

Mientras disfrutábamos de un tranquilo picnic en un apartado rincón de los Alpes suizos, un dron sumamente ruidoso y molesto pasó zumbando por encima de nuestras cabezas, a pocos metros, y se quedó allí por espacio de 15 minutos. Nos desagradó mucho esa invasión descarada e irrespetuosa de nuestra privacidad y soledad. Nos sentíamos espiados y pese a gritarle, e incluso tirarle estiércol de vaca, siguió allí, como si quisiera provocarnos. Es una pena que su artículo no mencione la violación de la esfera privada por parte de los drones. No a todo el mundo le gusta su fastidiosa presencia en nuestro espacio más inmediato.

Marina Weatherly, Suiza

Estrategia energética 2050. ¿Qué recursos son los correctos?

Me desilusionó observar que en las discusiones sobre energía limpia para Suiza y otros países ni siquiera se mencionan los progresos alcanzados en la “fusión fría”, que es objeto de investigación y promoción por parte de la mayoría de las sociedades avanzadas. Es más conocida por el acrónimo LENR, que significa Low Energy Nuclear Reaction (reacción nuclear de baja energía), en la cual el “efecto Rossi” ha alcanzado un coeficiente de rendimiento de 200 aproximadamente, tan eficiente que en la próxima década este nuevo tipo de energía volverá obsoleto cualquier otro método.

Carl Cometta, EE.UU

Swissness. El engorro de la nueva ley

¡Genial! Ahora, para asegurarnos de que un producto es completamente “suizo” sólo faltaría añadir que al menos un 51% de los directivos de las empresas también deban ser suizos. Para conseguir los porcentajes correctos se podría aumentar el número de directivos… ¡Adelante, Suiza! ¡A por las estrellas!

Kati Lyon-Villiger, Canadá

Ya que existe una ley de Swissness, retiren entonces también la rúbrica “Swiss” y la cruz suiza de las aeronaves de la filial de Lufthansa. No necesitamos la mala imagen de esta compañía aérea.

Peter Küderli, Suiza

Comments (2)
  • Denise Lorenz
    Denise Lorenz at 20.05.2017
    Résidant en Allemagne, je suis très heureuse de pouvoir lire la version numérique de la Revue suisse en français après avoir reçu pendant des années la version papier en allemand.
    Mostrar la traducción
  • Sylvia Chachay, Neukaledonien
    Sylvia Chachay, Neukaledonien at 21.05.2017
    Jürg Schwendener, ich denke genau wie Sie! Ich hoffe trotzdem, dass das Rückengrad der Schweiz stand hält, bis die EU in ihrer heutigen Organisation zusammenfällt.
    Mostrar la traducción

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.

En febrero, el gobierno cantonal de Ginebra sorprendió a todos anunciando un plan que allana el camino para la regularización de miles de personas sin...

Leer más

Francine Jordi, la niña mimada del mundillo del espectáculo suizo, está por cumplir 40 años. A continuación, una entrevista sobre los reveses del...

Leer más

Después de haber sido muy populares, los cuadros panorámicos cayeron durante mucho tiempo en el olvido. Últimamente han estado experimentando un nuevo...

Leer más

“Birdly” es un dispositivo de realidad virtual que permite experimentar las mismas sensaciones que un pájaro. Concebido en la Escuela Superior de Arte...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch