En la cabeza del corredor de maratones implosiona todo un mundo

En 1992, una estancia en Nueva York inspiró al escritor Daniel de Roulet, originario de la Suiza francófona, para componer dos de sus novelas más originales.

Cuando, a sus 48 años, Daniel de Roulet recibió del cantón de Berna la beca Nueva York, hacía ya mucho tiempo que era uno de los intelectuales y escritores suizos más prometedores. Este hijo de un pastor protestante de la Suiza francesa y de la hija de una familia de industriales de la Suiza alemana, había estudiado sociología en París y arquitectura en Ginebra. Se instaló después en Zúrich, donde se convirtió, desde 1973, en un técnico informático fuera de serie. De ello dan fe sus dos primeros libros publicados en alemán Die Höllenroutine [La endiablada rutina] y Zählen Sie nicht auf uns [No cuente con nosotros]. Pero fue su estancia en Nueva York la que le inspiró el libro que lo convertiría definitivamente en autor de lengua francesa: A nous deux, Ferdinand [Brindemos por nosotros dos, Ferdinand], la utopía de una Suiza de cooperativas agrarias con orientación global.

El hecho de que una de las novelas para las cuales se inspiró en Nueva York, La ligne bleue [La línea azul], de 1995, se centre en la maratón de Nueva York que sigue una línea azul no resulta sorprendente, ya que para de Roulet, que ya ha corrido varias maratones, correr siempre ha sido el perfecto equivalente de la escritura, tanto desde el punto de vista rítmico como técnico. No obstante, la novela es más que una declaración de amor a la maratón, dado que en la cabeza del corredor, Max von der Pokk, se entremezclan las experiencias de la carrera neoyorquina con el recuerdo de la huida de Kaiseraugst a Olten en 1979, cuando se incendió el pabellón de información sobre las centrales nucleares, y con la fuga del pintor Gustave Courbet a Suiza, tras derribar éste la columna Vendôme en París. Más aún, Max se mantiene en contacto telefónico con su amante, Shizuko Tutsui, que quiere hacer fracasar con su ayuda los planes para construir una excéntrica terminal en el aeropuerto de Nagasaki.La ligne bleue se convirtió en punto de partida de una serie de diez novelas agrupadas en 2014 bajo el título La Simulation humaine [La simulación humana], en las que de Roulet confronta a los descendientes del industrial suizo Paul von Pokk con los del piloto japonés kamikaze Tsetsuo Tsutsui, y en las que abarca todo un siglo de desarrollo técnico y científico, desde las fábricas del siglo XIX hasta la catástrofe de Fukushima.

También a este ciclo pertenece la segunda novela surgida de la beca de 1992, “Virtuellement vôtre” [Saludos virtuales], que se publicó en 1993 y cuyo escenario esta vez es el Hospital St.-Bellevue, en el barrio neoyorquino de Harlem. Allí, uno de los descendientes de Paul von Pokk, médico especializado en simulación computarizada, Vladimir Work, desarrolla sus métodos para que el ordenador sustituya al cirujano en el quirófano. Fuera de este El Dorado de la moderna tecnología médica, en una sala vacía del gigantesco hospital se ha instalado Frenesie, una indigente mujer de color que vive de las comidas que roba. Su pareja, un admirador del luchador por la libertad Malcolm X, piratea finalmente el sistema informático del hospital mientras ella trata de seducir en la cafetería al famoso catedrático Work. Si lo hace sólo virtualmente o en realidad es un secreto de este libro, que presenta al lector Nueva York y sus bajos fondos de una forma tan original como aventurada y futurista.

 

charles linsmayer es especialista en Teoría de la Literatura y periodista

 

“La conciencia de todas estas partes de sí mismo surge milla tras milla a lo largo de numerosas citas, pleonasmos, experiencias de “déjà-vu”. Max no inventa nada cuando corre. Enumera todas las partes de su identidad y reúne los hilos dispersos de su presencia en el mundo. Su único temor, como el de todos nuestros posmodernos pero felices héroes, es ser “despojado de sí mismo.”

“La ligne bleue”. Editions du Seuil, Paris 1995 (“Die blaue Linie”, traducción por Maria Hoffmann- Darteville, Limmat-Verlag, Zúrich, 1996)

 

Bibliografía: “La ligne bleue” (La línea azul), Editions du Seuil, París, 1995/ “Die blaue Linie”, Limmat-Verlag, Zúrich, 1996. “Virtuellement vôtre” (Saludos virtuales), Canevas Editeur, Saint-Imier, 1993 / “Mit virtuellen Grüssen”, Limmat-Verlag, Zúrich, 1997.

Comments (0)

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.

El pasado diciembre el Parlamento optó por una aplicación flexible de la Iniciativa contra la Inmigración Masiva (ICIM), sin por ello cerrar este...

Leer más

Suiza, país de cuatro lenguas y culturas: una fórmula consagrada, aunque inexacta. Porque desde hace poco los yeniches y los sintis se consideran...

Leer más

A principios de año entró en vigor la nueva ley de la “swissness” o denominación de origen suizo, por la cual la industria de productos alimenticios...

Leer más

La industria de los drones cuenta en Suiza con un avanzado ecosistema tecnológico y reglamentario. Los robots helvéticos acudirán a socorrer a las...

Leer más

El grisón Armon Orlik sólo tiene 21 años, pero ya se le considera uno de los mejores del país en lucha tradicional. ¿Quién es este joven prodigio de...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch