Las exportaciones de armas suizas: un negocio explosivo

Las exportaciones de armas son un tema político de permanente actualidad en Suiza. El conflicto de Yemen ha venido a reavivar el debate y ahora somete al Consejo Federal a una fuerte presión. Presentamos a continuación un balance de la situación actual.

Evolución de las exportaciones de material bélico de 1995 a 2015 (en millones de francos)

Las exportaciones de armas suizas se encuentran inmersas en un campo de tensión entre la economía, la ética y la moral. En la foto: control de cartuchos de 9 milímetros en el departamento de municiones de Ruag.

Con sus 650 trabajadores, Mowag, en Kreuzlingen, es el principal empleador en esta pequeña ciudad a orillas del lago de Constanza.

El 25 de marzo de 2015, Arabia Saudita lanzó la operación “Decisive Storm. Los ataques aéreos tenían por objeto derrotar a los rebeldes chiitas hutíes y coadyuvar a la reinstalación del Presidente Abd Rabbuh Mansur al-Hadi, quien había sido expulsado. El mismo día cayeron las primeras bombas sobre Saná, la capital yemení.

El comienzo de la intervención militar en Yemen, un país sumido en la extrema pobreza en el sur de la península arábiga, tuvo repercusiones directas para la industria armamentista suiza. En coordinación con el Consejo Federal, la Secretaría de Estado para la Economía (SECO) bloqueó dos días después todos los pedidos pendientes de material bélico para los Estados de la coalición militar encabezada por los saudíes. Entre los países afectados por la moratoria a la exportación se encontraban, además de Arabia Saudita, entre otros Egipto, Jordania, Qatar, Kuwait, Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Algo más de un año después, el 20 de abril de 2016, la moratoria ya había caído en el olvido –a pesar de que la guerra en Yemen sigue haciendo estragos–. Aquel día el Consejo Federal examinó más de 50 solicitudes de exportación presentadas por empresas suizas, que no se habían tramitado debido al conflicto yemení. Tras un tira y afloja de varios meses entre los dos consejeros federales liberales, Schneider-Ammann y Burkhalter, el Consejo terminó autorizando exportaciones por un valor total de 185 millones de francos. El pedido más importante constaba de repuestos y componentes para sistemas de defensa antiaérea destinados a Egipto, Bahréin, Arabia Saudita y los EAU. Sin embargo, el Consejo dio asimismo luz verde a la exportación de “piezas de repuesto y módulos para aviones de combate F-5” para Bahréin, y de “piezas de repuesto para obuses de M109” destinadas a los EAU. El Consejo Federal consideró “muy poco probable que el material bélico de este tipo sea objeto de un uso indebido en contravención del derecho internacional humanitario y sirva para cometer violaciones graves de los derechos humanos”.

En esta decisión no estaba en juego la cuestión de fondo acerca de la conveniencia o no de autorizar las exportaciones de armas: los electores ya se habían pronunciado al respecto en noviembre de 2009, al rechazar con una abrumadora mayoría del 68,2 % la iniciativa popular de una alianza de izquierdas “Para la prohibición de las exportaciones de armas suizas”. Se trataba más bien de interpretar las disposiciones legales que regulan las exportaciones de material bélico. No obstante, este caso revela claramente las tensiones complejas a las que desde hace mucho tiempo se hallan sujetas las exportaciones de armas: por una parte se esgrimen argumentos económicos y de política de seguridad, y por otra se invoca el derecho internacional, así como los principios humanitarios y de neutralidad que rigen la política exterior suiza.

Importancia económica de las exportaciones de armas

Estos aspectos también están incluidos en el primer artículo de la Ley sobre Material Bélico, cuyo objetivo es “que Suiza cumpla con sus compromisos internacionales y mantenga sus principios de política exterior mediante el control de la fabricación y transferencia de material bélico y de la correspondiente tecnología; paralelamente Suiza debe conservar una capacidad industrial adaptada a las necesidades de su defensa nacional”. De acuerdo con la SECO, cabe señalar que esta ley sólo se refiere a material bélico en sentido estricto: armas, municiones o equipos “concebidos específicamente o transformados para el uso en combate o en batallas”.

Se establece así una distinción entre el material bélico y “los artículos militares específicos” tales como los aviones militares de entrenamiento o los drones, así como los bienes de “doble uso”, que abarcan por ejemplo máquinas-herramientas susceptibles de usarse tanto para fines civiles como militares.

Es difícil cuantificar con precisión la importancia económica de la industria armamentista suiza, debido a que no es objeto de estadísticas específicas. No obstante, las cifras disponibles muestran que constituye un sector comparativamente pequeño dentro de la economía suiza. El grupo Swiss ASD, que reúne en su organización central Swissmem a la aeronáutica y las técnicas de seguridad y defensa, tiene una plantilla total de unos 10 000 empleados en 50 empresas, aunque su importancia a nivel local puede llegar a ser considerable. Por ejemplo la empresa Mowag, en Kreuzlingen, conocida por sus vehículos acorazados como el Piranha, tiene una plantilla de unos 650 trabajadores, lo que la convierte en la empresa con el mayor número de empleados en esa pequeña ciudad junto al lago de Constanza; pertenece al consorcio estadounidense General Dynamics. Otros grandes consorcios son Ruag, que pertenece en su totalidad a la Confederación Helvética, así como Rheinmetall Air Defence, sucesor de Oerlikon- Contraves y por tanto de capital alemán.

En cambio, lo que sí puede calcularse es el porcentaje de las exportaciones de armas respecto a todas las exportaciones suizas. En 2015 se exportó material bélico por valor de 447 millones de francos, lo que corresponde apenas al 0,22 % de todas las exportaciones. Incluso en 2011, cuando las exportaciones de armas ascendían a 873 millones, dicha proporción representaba sólo el 0,44 % de todas las exportaciones.

Una necesidad del ejército

El hecho de que las exportaciones de material bélico descendieran cerca del 20 % en 2015 frente a las del año anterior, no tuvo nada que ver con la moratoria de exportaciones a Oriente Próximo, ya que, según la SECO, sus consecuencias aún no se veían reflejadas en estas cifras. Además, a pesar de la moratoria el volumen de autorizaciones de solicitudes de exportación del año pasado, en términos de valor, aumentó en un 35 %, lo que refleja una tendencia al aumento de las futuras exportaciones de armas. Sin embargo, la moratoria causó un considerable nerviosismo en el sector armamentista, el cual ya venía sufriendo las repercusiones de la fortaleza del franco así como, desde hacía varios años, la baja de las exportaciones hacia los países europeos, mientras que Oriente Próximo es uno de sus principales mercados en cuanto a la tasa de crecimiento.

Varios representantes de la economía, así como el lobby “Grupo de Trabajo Seguridad y Técnica de Defensa” que cuenta con más de 30 parlamentarios conservadores, ejercieron cada vez mayor presión sobre el Consejo Federal para que flexibilizara la política de exportaciones a Oriente Próximo. En febrero argumentaron, en una carta abierta al Consejo Federal, que cerca de la mitad de los puestos de trabajo de la industria armamentista depende directamente de la exportación. Advirtieron de las pérdidas de puestos de trabajo, e incluso del posible cierre total de muchas empresas, apremiándole a “mantener una capacidad industrial adaptada a las necesidades de defensa del país, conforme al mandato de la Ley sobre Material Bélico, fundamentado en la política de seguridad”.

El Ministro de Economía, Johann Schneider-Ammann, se mostró muy abierto a las propuestas. No obstante, para la autorización de solicitudes no sólo se necesita la aprobación de la SECO, sino también del Departamento de Exterior (EDA), dirigido por el Consejero Federal del PLR, Didier Burkhalter. Y en este caso concreto, el EDA insiste en mantener la prohibición de exportar a Estados “implicados” en el conflicto del Yemen.

Una práctica restrictiva en materia de permisos

El EDA fundamentó su posición en la Normativa de Material Bélico, que sienta las bases de una práctica relativamente restrictiva de concesión de permisos de exportación comparada con la de otros Estados europeos como Alemania o Francia, si bien el Parlamento volvió a reducir algo los obstáculos hace dos años. Los criterios para autorizar solicitudes de exportación reflejan los principios humanitarios de la política exterior suiza, pero también apuntan a reducir el riesgo de que la reputación de Suiza se vea afectada por intervenciones improcedentes con material bélico suizo –lo cual no siempre se logra–. En 2008, por ejemplo, Chad contravino las condiciones de la SECO al lanzar ataques aéreos contra Sudán utilizando un avión Pilatus previsto exclusivamente para vuelos de entrenamiento. Y en 2011 salió a la luz la noticia de que vehículos de combate Mowag de Arabia Saudita habían sido utilizados para aplastar las protestas públicas en Bahréin.

En concreto, la normativa dispone que para conceder permisos de exportación deben considerarse, entre otras cosas, el “mantenimiento de la paz, la seguridad internacional y la estabilidad regional”, así como el respeto de los derechos humanos en el país al que se exporta y el cumplimiento del Derecho Internacional. Además, la normativa estipula explícitamente desde 2008 las razones de exclusión. Así, el permiso debe negarse cuando el país de destino “viola sistemática y gravemente los derechos humanos” –a menos que sólo exista “un riesgo reducido de que el material bélico a exportar sea utilizado para cometer graves violaciones de los derechos humanos”–. Tampoco puede concederse permiso alguno a países que estén involucrados en un conflicto armado interno o internacional.

Tira y afloja en el Consejo Federal

A estos criterios de exclusión se remitió el EDA en el caso de Yemen: como es un hecho que la guerra en Yemen sigue devastando el país, no vio ninguna razón para suspender la moratoria de exportación. Entretanto, el Departamento de Schneider-Ammann argumentó que la normativa debía interpretarse de otro modo: sólo serían explícitamente prohibidas las exportaciones a Yemen, ya que de otro modo también deberían prohibirse las exportaciones de armas a naciones beligerantes como EE. UU. o Alemania. Puesto que no se llegó a un acuerdo entre los dos Departamentos, fue el Consejo Federal en pleno el que tuvo que decidir. Allí, contrariamente a lo que suponía Schneider-Ammann, su petición para autorizar las solicitudes bloqueadas tampoco obtuvo de entrada la mayoría: además de Burkhalter, también se opusieron los dos miembros del PS en el Consejo Federal, en tanto que la Consejera Federal del PDC, Doris Leuthard, se mostró indecisa.

Finalmente hubo que recurrir a las buenas dotes de mediación del Canciller Federal, Walter Thurnherr, para que el Consejo Federal lograra tomar una decisión al cabo de tres intentos: como se mencionó, el Consejo autorizó la mayoría de las solicitudes bloqueadas. Sin embargo, rechazó aquellas solicitudes “que presenten un mayor riesgo de adaptarse y usarse en el conflicto de Yemen”, lo que concierne sobre todo a las armas de pequeño calibre, su munición y 25 000 granadas de mano. Contra la petición de Schneider-Ammann, el Consejo Federal también rechazó la exportación de un vehículo de combate Piranha a Qatar. Mowag pretendía distribuirlo a efectos de test y, de acuerdo con el NZZ, esperaba recibir posteriormente un pedido de miles de millones de francos por la exportación de 400 Piranhas.

El tema sigue a la orden del día

Mientras que la decisión del Consejo Federal representó un alivio para la industria armamentista, causó indignación entre los políticos de izquierdas y ciertas organizaciones como el Grupo por una Suiza sin Ejército. Actualmente hay mociones en el Parlamento, por parte del PS y los Verdes, que exigen de nueva cuenta el cese de las exportaciones de material bélico a Oriente Próximo: una reivindicación que cuenta con el respaldo de varios representantes del PEV, el PDC, el PBD y los Verdes Liberales. Pero si el tema sigue a la orden del día, esto no se debe sólo a los detractores de las exportaciones de armas; también la industria armamentista está insatisfecha y se queja de la desigualdad de trato frente a la competencia europea. Así, el Director de Mowag, Oliver Dürr, declaró en septiembre al Neue Zürcher Zeitung que el Consejo Federal ha negado un permiso de exportación a su empresa, en tanto que Alemania puede distribuir vehículos a Qatar con fines de demostración.

Entretanto, la situación humanitaria en Yemen no deja de empeorar y el número de víctimas civiles va en aumento. Según la ONU, en agosto murieron al menos diez niños en un ataque aéreo a una escuela, perpetrado por la coalición militar saudí, y otras 19 personas perecieron tras el ataque a un hospital. A primeros de octubre, un ataque aéreo –presuntamente saudí– a un funeral en Saná, dejó un saldo de más de 140 muertos y cientos de heridos. Hasta finales de agosto el conflicto se había cobrado ya más de 10 000 vidas.

Heidi Gmür es corresponsal del Neue Zürcher Zeitung en el Palacio Federal

Opinión de Chantal Galladé, Consejera Nacional del PS en el cantón de Zúrich, miembro de la Comisión de Política de Seguridad del Consejo Nacional:

“Sin seguridad no hay calidad de vida. La seguridad es, ante todo, el resultado de una sociedad que vela por la libertad de todos, y de un Estado de derecho intacto, con una buena gobernanza. Para ello también es imprescindible que el poder público legítimo tenga la capacidad de garantizar la protección de la población civil, recurriendo incluso a la fuerza armada, sin vulnerar los derechos humanos. Distribuir armas a quienes ofrecen seguridad y las usan exclusivamente para proteger a la población civil y para velar por los derechos humanos, es legítimo. La legislación suiza también se fundamenta en estas premisas. La Normativa de Material Bélico prohíbe taxativamente hacer negocios con países implicados en un conflicto armado interno o internacional, o bien con países que violan grave y sistemáticamente los derechos humanos. Por eso resulta insostenible desde el punto de vista moral, político y legal la errónea decisión que el Consejo Federal adoptó el 20 de abril de 2016, en el sentido de no detener las exportaciones de material bélico ya en curso tras aquella alianza bélica que ha generado en Yemen una catástrofe humanitaria, e incluso continuar concediendo permisos para nuevas exportaciones de armamento a esos países en guerra, con justificaciones insostenibles. Los negocios sangrientos son indignos e inaceptables para un país humanitario como Suiza.”

Opinión de Corina Eichenberger, Consejera Nacional del PLR en el cantón de Argovia, Copresidenta del Grupo de Trabajo Seguridad y Técnica de Defensa, Presidenta de la Comisión de Política de Seguridad del Consejo Nacional:

“La industria nacional de seguridad y técnica de defensa es un importante pilar de la política de seguridad de Suiza. Para nuestro país es un imperativo estratégico disponer de una moderna industria armamentista, a fin de que no dependamos exclusivamente de las importaciones en materia de técnica de defensa. Para que la industria de la seguridad pueda cumplir su función de defensa nacional, depende tanto de los pedidos del ejército suizo, como de las posibilidades de exportación. Los electores suizos se pronunciaron en 1972, 1997 y la última vez en 2009, en contra de una prohibición de las exportaciones de material bélico. Somos conscientes de que las armas no son productos normales; pueden matar, pero también proteger. En Suiza, la exportación de material armamentista está sujeta a disposiciones legales muy estrictas. Recientemente, el Consejo Federal analizó las solicitudes de exportación a Oriente Próximo, tomando en consideración el país y el tipo de material de que se tratara. En materia de exportación es problemático el hecho de que no se establezcan distinciones de criterio en los conflictos internos: de hecho, esto limita tanto las exportaciones a Oriente Próximo, que esta industria se encuentra en clara desventaja frente a la competencia europea. Es totalmente legítimo exportar bienes de carácter defensivo y que no puedan emplearse contra la población civil”.

Comments (17)
  • Marcel Leutenegger
    Marcel Leutenegger at 19.11.2016
    "Die Kriegsmaterialverordnung verbietet zwingend Geschäfte, wenn das Bestimmungsland in einen internen oder internationalen bewaffneten Konflikt verwickelt ist oder wenn das Bestimmungsland Menschenrechte systematisch und schwerwiegend verletzt."

    Jeder Einsatz von Schweizer Waffen und Rüstungsgütern, welcher nicht unter zivilen Polizei- und Sicherheitsdienst fällt, ist durch die Einsatzregeln der Kriegsmaterialverordung verboten. Insbesondere verboten sind der Einsatz in Bürgerkriegen (interner bewaffneter Konflikt), Angriffs- und Verteidigungskriegen (internationaler bewaffneter Konflikt) und menschenverachtenden Diktaturen (Verletzung von Menschenrechten).

    Ich stelle deshalb die Frage, welcher Einsatz von Schweizer Rüstungsgütern die Kriegsmaterialverordnung nicht verbietet? Meiner Ansicht nach können Exporte

    "Damit die Sicherheitsindustrie ihre Aufgabe zugunsten der Landesverteidigung erbringen kann, ist diese sowohl auf Aufträge der Schweizer Armee wie auch auf Exportmöglichkeiten angewiesen."

    gar nicht legal ermöglicht werden, denn Waffen, wie sie die Schweiz für den Verteidigunsfall beschafft, werden im Ausland auch dann benötigt, wenn ihr Einsatz der Schweizer Kriegsmaterialverordnung widerspricht. Die Verordnung verbietet somit indirekt jeden Waffenexport mit Ausnahme von Kleinwaffen und Munition für Polizei- und Ordnungsdienste in Rechtsstaaten. Soweit zumindest meine rechtliche Auslegung - Fall geschlossen?

    Um das unwürdige Geschachere um Waffenexporte zu beenden und Menschenleben über Profitgier zu stellen, befürworte ich nachwievor ein striktes Waffenexportverbot.
    Mostrar la traducción
    • LEO LIEBER
      LEO LIEBER at 23.11.2016
      für jeden toten aus schweizer munition sind die ch-verantwortlichen schuldig
      man muss nicht vor ort sein um zu töten
      Mostrar la traducción
  • Ursula Heim
    Ursula Heim at 22.11.2016
    Es ist eine Schande, dass die reiche Schweiz ihr Bruttoinlandsprodukt mit dem Export von Waffen steigern muss. Denn letztlich geht es dabei nur ums Geschäft und Kollateralschäden werden seit eh und je in Kauf genommen. Oder ist anderweitig erklärbar, warum das Stimmvolk seinerseits die Initiative zum Waffenexportverbot abgelehnt hat?
    Mostrar la traducción
  • U. Bühler
    U. Bühler at 22.11.2016
    Die Schweiz beruft sich immer darauf, sie wäre neutral.
    Ist sie nicht.
    Auch in Sachen Waffenexporte. JEDER Export ist eine Stellungsnahme. Unabhängig vom Empfänger / Zweck!

    Arbeiter, die sich für eine Arbeitsstelle in der Rüstung entscheiden, müssen genauso jederzeit mit Arbeitseinstellungen oder Entlassungen rechnen wie z.B. Menschen, die im AKW arbeiten.
    Mostrar la traducción
  • R. Neuweiler
    R. Neuweiler at 23.11.2016
    Meiner Meinung nach widerspricht jeglicher Waffenexport der Schweizer Neutralitaet und den humanitaeren Grundsaetzen. Solange die Schweiz Waffen exportiert, wohin und zu welchem Zweck auch immer, verhaelt sie sich nicht mehr neutral.
    Wenn ich dann noch zu lesen kriege, welch kleiner Prozentsatz diese Exportgueter ausmachen, bin ich mehr als nur perplex, dass diesem Exportzweig eine so hohe Wichtigkeit zugemessen wird.
    Ich persoenlich lehne den Waffenexport generell ab.
    Mostrar la traducción
  • Wave Dancer
    Wave Dancer at 23.11.2016
    Es gäbe schon eine ewünschte konsequente Grundhaltung: "Keine Waffentechnologie an islamische Länder, an Länder die keine republikanisch, föderalistische und demokratische Tradition haben und die sich in kriegerischen od absehbaren kriegerischen Konfliken befinden. D.h. keine Waffen an die meisten Südamerikanischen Länder, praktisch ganz Afrika, der gesamte nahe u. mitlere Osten mit grossen Teilen SO-Asiens.
    Dies würde aber unseren eigenen Entwicklungen u. Produktionen massiv teurer machen!
    Eine schwierige Aufgabe die viel Weitsicht, Weisheit und Fingerspitzengefühl bedingt, das leider, zur Zeit, weder im Bundesrat noch in den Parlamenten existiert.
    Mostrar la traducción
  • Toni Kuhn
    Toni Kuhn at 23.11.2016
    Kein Waffenexport soll bewilligt werden. Jeder Gebrauch von Waffen hat seine Konsequenzen.
    Mostrar la traducción
  • Alexandre Medawar
    Alexandre Medawar at 23.11.2016
    Le discours de madame Chantal Galladé est intéressant.
    Je comprend son point de vue, d'autant plus qu'elle a un rapport particulier aux armes en raisons d'un triste évènement survenu dans sa famille.
    Malheureusement, il fait l'impasse sur l'hypocrisie générale – y compris celui de son propre parti – concernant les activités économiques de la Suisse sur la scène internationale et ses conséquences directes sur les populations dans les pays en crise. Si " Tout marché entaché de sang est indigne de la Suisse humanitaire et inacceptable. ", nous aimerions bien voir madame Galladé plus engagée contre les véritables activités criminelles contrôlées à partir du territoire suisse qui sont les vraies causes du sang versé : le trading du pétrole et des matières premières – dont le café –, l'industrie agro-chimique, les activités bancaires des places financières genevoises et zurichoises, etc. En effet, ces activités sont les causes réelles des inégalités économiques, des tensions politiques et de la destruction de l'environnement à l'origine des conflits où elle ne supporte pas qu'une arme ou une munition d'origine suisse soit utilisée.
    Si elle voulait être vraiment conséquente avec son opinion morale – et je l'en encourage sincèrement – elle devrait commencer par militer pour l'interdiction de la voiture, du stress, de la pollution, de la malbouffe et du travail en Suisse, sources certaines de nombreuses morts en Suisse. Les armes, en comparaison, pèsent assez peu dans cette balance statistique.
    Mostrar la traducción
  • Jörn Malek
    Jörn Malek at 24.11.2016
    Die Rettung der Menschheit ist die bedingungslose Liebe. Sich selbst zu lieben ist absolute Voraussetzung.
    Auf diese Weise zu lieben ist eine Tätigkeit welche keine Belohnung erwartet, weder von Personen noch von Gott,
    sie entsteht mit positiven Gedanken, reinem Bewusstsein, der Weisheit und nicht mit Glauben.
    Leider gibt es mehr Gläubige als Weise.
    Mostrar la traducción
  • Jörn Malek
    Jörn Malek at 24.11.2016
    Die Rettung der Menschheit ist die bedingungslose Liebe. Sich selbst zu lieben ist absolute Voraussetzung.
    Auf diese Weise zu lieben ist eine Tätigkeit welche keine Belohnung erwartet, weder von Personen noch von Gott,
    sie entsteht mit positiven Gedanken, reinem Bewusstsein, der Weisheit und nicht mit Glauben.
    Leider gibt es mehr Gläubige als Weise.
    Mostrar la traducción
  • Robert Soom
    Robert Soom at 25.11.2016
    I fully agree with you!
    Mostrar la traducción
  • Ida
    Ida at 28.11.2016
    Es gibt kein einziges Argument, warum die Schweiz Waffen exportieren soll. Waffen sind zum töten und das passt überhaupt nicht zur Schweizer Neutralität. Die Angstmacherei wegen Arbeitsplatzverlust ist nicht wettzumachen mit Menschen die getötet werden, egal wo auf der Welt. "Wer Waffen sät wird Flüchtlinge ernten!"
    Mostrar la traducción
    • Arye Ophir
      Arye Ophir at 29.11.2016
      So einfach ist das alles nicht, weil Waffen auch zur Verteidigung unumgaenglich sind.
      Mostrar la traducción
    • Arye Ophir
      Arye Ophir at 03.12.2016
      Werte Ida! Wahrscheinlich sind Sie noch nie einem Terroristen begegnet, die Art Person die Fluechtlinge erzeugt wenn er nicht erschossen wird.
      Mostrar la traducción
  • Arye Ophir
    Arye Ophir at 03.12.2016
    Das meist Geschriebene hier geht meines Erachtens nach Inhalt nicht ueber den Wert eines billigen Medienslogan's hinaus, foellig das Ziel der Waffenaufklaerung ausser Acht lassend. Der ganze Tumult um die Kategorierung der Waffen ist entsprechend absurd dilletantisch und wirklichkeitsfremd. Zum Ersten gibt es zwei Sorten von Waffenhalter: der Eine zum vorsaetzlichen Toeten, der Andere um zu Toeten um nicht selber getoetet zu werden. Verteidigungswaffen? Ihr wollt nur "Passivwaffen liefern"? Technisch besehen ein Unsinn an sich selbst, weil jede Art von Waffe auch als Angriffsintrument verwendet werden kann und fast jederart Instrument als Angriffswaffe dienen kann - von der Pistole uebers einfache Kuechenmesser bis hin zum Bleistift. Wenn die ISISjugend seine gefesselten Opfer per Pistole erschiesst oder per Messer den Hals aufschlitzt oder per Strick erwuergt oder Steinigt ist das fuer das Opfer reiner Angriff aufs Leben und Eure Waffenkategorien absolut nichtiges Einerlei. Das Problem ist nicht die Waffe, sondern der Mensch alleine. Anderseit's, Als zum Tode auserwaehlter ist mir als unbescholtener Humanbuerger jede Art von Waffe zum Einsatz gegen den Agressor recht, inklusive Gas und Gift, da ist kein Platz fuer Gedanke an Kriegsrecht, an Erlaubtes und Unerlaubtes schoengeistig Humanistisches aus dem Sandkasten. Also, wenn z.B. Aegypten im Sinai von Terroristen bedraengt wird stellt Ihr die Waffenlieverung an Aegypten ein? Was fuer eine armselige Biertischlogik ist das? Ihr vergesst einfach wieder mal dass auch der Humanismus wenn er an die Front von Sein oder nicht Sein gestellt wird Teile seiner Ideologie opfern muss wenn er ueberleben will, und da heut mehr denn je die Welt in Humanzivilisation und agressive Antizivilisation aufgeteilt wird ist auch die sogenannte Neutralitaet weiter nicht's als ein Gimik fuer Feiglinge geworden. Ich meine, es wird Zeit dass die Diskussion in den Medien um Schweizerwaffenindustrie "ja" oder "nein" die Basisdisc auswechseln sollte wenn sie sich nicht zur Gaenze ins Absurdum manoevetieren will.
    Mostrar la traducción
    • Jürg Demarmels
      Jürg Demarmels at 26.01.2017
      Richtig!
      Mostrar la traducción
  • Thierry Martin
    Thierry Martin at 03.12.2016
    Les armes ne tuent pas, seuls les hommes pressent la détente. Or sans armes, ils ont toujours trouvé d'autres moyens pour se trucider.
    Il est en revanche critiquable que les principaux exportateurs d'armes et de systèmes d'armes (US, France, Angleterre, Chine, Russie, Israël, etc) soient aussi les acteurs principaux des conflits de la planète car leur intérêt n'est certainement pas d'obtenir la paix sur terre au risque de voir des millions d'emplois disparaître.
    Mostrar la traducción

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.

Las exportaciones de armas son un tema político de permanente actualidad en Suiza. El conflicto de Yemen ha venido a reavivar el debate y ahora somete...

Leer más

Los granjeros suizos reciben cada vez menos dinero por su leche, por lo que son cada vez menos los que tienen vacas lecheras. Quienes siguen con el...

Leer más

La silueta del Mont Blanc les resulta familiar a los suizos de habla francesa. Allí inventó el suizo De Saussure el alpinismo. Y el nuevo refugio del...

Leer más

De enero a junio de 2017 se celebrarán en todo el mundo las elecciones para designar a los delegados en el Consejo de los Suizos en el Extranjero...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch