Ni rastro, hasta ahora, del “efecto Parmelin”

A los pocos meses de haber asumido el cargo, el nuevo Consejero Federal de la UDC, Guy Parmelin, canceló un proyecto estratégico de armamento de su predecesor. Al mismo tiempo se encargó de protagonizar un embrollo político; pero lo cierto es que la elección de un segundo Consejero Federal de la UDC no ha provocado hasta ahora un perceptible viraje a la derecha.

Bundesrat Parmelin geriet im Frühling wegen seiner Haltung zum Thema Steuerprivilegien beim Verkauf landwirtschaftlicher Grundstücke unter Beschuss. Foto Keystone

Parecía que Ueli Maurer había dejado a su sucesor y colega de partido, Guy Parmelin, las cosas debidamente ordenadas en el Departamento de Defensa, Protección de la Población y Deportes (DDPD). En 2015 el Parlamento había aprobado las grandes líneas del desarrollo del ejército y se contaba con suficientes fondos para el efecto. La mayoría de los partidos conservadores de ambos Consejos ha dejado claro en varias ocasiones que el ejército dispondrá de 5 000 milllones anuales y que, pese a que el referendo sobre los jets de combate no obtuvo la aprobación popular, éstos volverán a estar pronto en la lista de adquisiciones.

Sin embargo, la tranquilidad que presidía el inicio del mandato de este hombre de 56 años, natural del cantón de Vaud, fue de corta duración. Parmelin muy pronto se vio confrontado a toda una serie de problemas internos del ejército. Para sorpresa de todos, a finales de marzo el nuevo ministro de Defensa canceló el proyecto de armamento de su predecesor: el proyecto de “Defensa antiaérea desde tierra” (Bodluv), de miles de millones de francos, que preveía la adquisición de misiles antiaéreos. Parmelin justificó su decisión ante los medios, argumentando que había que coordinar mejor la renovación de la flota de misiles antiaéreos con la compra de nuevos aviones de combate. Sin embargo, un factor determinante parece haber sido que los dos sistemas de misiles antiaéreos evaluados presentaban defectos y el comité responsable del proyecto quería pese a todo adquirir un primer lote de misiles antiaéreos en el marco del próximo programa de armamento.

Maurer vs. Parmelin

Hecho totalmente inusual en los círculos gubernamentales suizos, ambos consejeros de la UDC se contradijeron públicamente. Ante los medios Maurer declaró que no comprendía por qué Parmelin había accionado el freno de emergencia, ya que en el proyecto Bodluv “todo marchaba muy bien”. Tal no era la opinión de Parmelin, quien encargó una investigación administrativa. De esta manera el Ministro del DDPD se propone aclarar no sólo lo que no funcionó en el proyecto Bodluv, sino también cuáles oficiales posibilitaron con sus indiscreciones que se hicieran públicos los detalles de la compra de misiles.

Es probable que Parmelin no actuara únicamente por decisión propia, sino también presionado por su partido, el cual quería que diera prueba de esas cualidades de liderazgo que la UDC siempre ha echado en falta con Maurer. Esto podría explicar por qué Parmelin anunció, un día después de la cancelación del proyecto Bodluv, que destituiría al Jefe de las Fuerzas Armadas, André Blattmann. La UDC reprocha a este último su colaboración en una reforma del ejército encaminada a reducir los efectivos militares, cuando Maurer era ministro. Y como suele suceder en tales casos, Parmelin desmiente que la jubilación anticipada de Blattmann, prevista para marzo de 2017, se deba a razones de fondo. Sin embargo, al presentarse Blattmann ante oficiales del Estado Mayor se hizo patente el gran nerviosismo que reina entre los altos mandos del ejército. Blattmann llamó traidor al oficial que había facilitado al programa de televisión “Rundschau” ciertos documentos sobre la evaluación del proyecto Bodluv y añadió que se alegraría de que llevaran “a ese oficial al matadero, en sentido figurado”.

El tropiezo de los privilegios fiscales

Pero el propio Parmelin también dio un paso en falso ya durante los primeros meses de su mandato: este ex viticultor abogó en el Consejo Federal por la concesión de privilegios fiscales en la venta de terrenos agrícolas, cuando todavía era propietario de una parcela de este tipo, que al poco tiempo cedió a su hermano. Cuando el periódico “Blick” hizo público el asunto, Parmelin dijo que no veía por qué debería haberse declarado incompetente a la hora de tratar en el Consejo Federal el tema de los privilegios fiscales para este tipo de terrenos. Tras ser duramente criticado públicamente, reconoció que su comportamiento era jurídicamente correcto, aunque políticamente erróneo. Y mientras la mayoría de los medios de la Suiza alemana opinaban que le faltaba tacto, los medios de la Suiza francesa sospechaban una intriga contra “su” Consejero Federal, aduciendo que la crítica ponía de manifiesto el desprecio de los suizos alemanes por la Suiza francesa.

No obstante, la elección de un segundo representante de la UDC como sucesor de la Consejera Federal Eveline Widmer-Schlumpf del PBD no ha provocado hasta ahora un viraje perceptible a la derecha en el Consejo Federal. Más bien, la presencia de estos dos representantes de la UDC podría implicar una actitud conservadora en la política financiera. En sus expedientes estratégicos (la política europea y la de asilo), la UDC está en situación de minoría en el gobierno central, incluso con una representación doble. Sobre todo en materia de política europea, ambos representantes de la UDC llevan las peores cartas, ya que tanto los dos consejeros federales del PLR como la representante del PDC, Doris Leuthard, y los dos representantes del PS dan prioridad a los acuerdos bilaterales y quieren evitar a toda costa una ruptura con la UE. Hasta ahora, tampoco en materia de política de asilo la doble representación de la CDU en el Consejo Federal ha beneficiado mucho a este partido, que no tuvo ningún éxito en su reivindicación de reforzar la vigilancia militar en la frontera sur para interceptar refugiados. Pero si en los meses de verano se registra una situación de emergencia en el sector del asilo, no puede descartarse que el Consejo Federal cambie de actitud.

Markus Brotschi es redactor del Palacio Federal de los periódicos “Bund” y “Tages-Anzeiger”.

Comments (0)

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.
Tema Clave
29.07.2016

Suiza perfora su subsuelo

La inauguración, este año, del túnel de base del San Gotardo es tan sólo una etapa dentro de la estrategia global de construcción de vías de...

Leer más

En los comicios del 5 de junio fueron rechazadas tres iniciativas populares y dos referendos: la mayoría de los electores siguieron las sugerencias...

Leer más

Este fotógrafo grisonés consagra su carrera a cuestionar la producción y la lectura de las imágenes. En el Foro de Davos volvió la cámara de...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch