El Gobierno suizo entre bastidores: la Cancillería Federal

Desde el 1o. de enero de 2016, la ex Canciller Federal Corina Casanova ha cedido su puesto a Walter Thurnherr, elegido para el cargo de Canciller el pasado 9 de diciembre por la Asamblea Federal. El balance de la gestión de la grisona constituye la ocasión para descubrir o redescubrir las diversas y a menudo poco conocidas actividades del Estado Mayor del Gobierno suizo.

Durante ocho años, Corina Casanova ha asesorado y asistido a los miembros del Consejo Federal en el cumplimiento de sus deberes, con gran diligencia y lucidez. Ha llevado a cabo un trabajo minucioso y paciente, deliberadamente alejado de los reflectores y destinado principalmente a aligerar, en lo posible, la enorme carga de trabajo de los ministros helvéticos, que deben tomar, cada año, más de 2 500 decisiones gubernamentales.

Importantes reformas

La proverbial discreción de la abogada grisona no debe llevar a engaño: durante sus dos mandatos al frente de la Cancillería Federal, Corina Casanova ha dejado su impronta. Gracias a los nuevos cometidos que le asignó el Parlamento para apoyar la actuación del Gobierno, ha podido llevar a cabo reformas significativas, tanto en relación con la organización de las sesiones, como con el control de los asuntos que trata el Consejo Federal. Pero también se han realizado avances notables en el proceso de digitalización de los servicios del Ejecutivo, de la Administración Federal y la Cancillería Federal. Entre ellos cabe destacar la gestión electrónica de todos los asuntos del Consejo Federal, introducida en 2012; la prioridad dada a la versión electrónica de las publicaciones oficiales a partir del 1o. de enero de 2016; o el constante apoyo a los cantones en la paulatina introducción del voto electrónico, tan anhelado por los suizos en el extranjero. Además, bajo su dirección se le asignó a la Cancillería Federal un servicio presidencial, con el fin de asesorar y colaborar en las actividades del Presidente de la Confederación y garantizar a este cargo una cierta continuidad en el tiempo.

Comunicación y plurilingüismo

A Corina Casanova se le reconoce también el mérito de haber modernizado la comunicación gubernamental mediante el desarrollo de las páginas web (admin.ch y ch.ch) y de las redes sociales, que permiten un contacto más directo y menos formal con la población.

Ahora bien, en la comunicación resulta también esencial la comprensión recíproca y el conocimiento de los diversos idiomas nacionales. Originaria de Ilanz, en el cantón de los Grisones, la ex Canciller habla seis lenguas y siempre se ha mostrado favorable a la promoción del cuatrilingüismo en Suiza. Fue ella quien tomó la decisión de crear, en la Cancillería Federal, un puesto a tiempo parcial de traductor al romanche, su lengua materna. Importantes documentos, como las instrucciones de voto federales o la guía de las elecciones al Consejo Nacional, se publican en las cuatro lenguas nacionales: una sensibilidad y un compromiso activo en favor de las lenguas, por los que recibió los premios del bilingüismo y del plurilingüismo del Foro del Bilingüismo y el premio de la Sociedad Regional SRG SSR Svizra Rumantscha en 2013.

Los cometidos de la Cancillería

La Cancillería Federal es una organización compleja y sus cometidos, a menudo desconocidos para el público en general, son muy variados. Para llevarlos a cabo, el canciller federal cuenta con la ayuda de unos 250 colaboradores, la mayoría de los cuales están en Berna.

Como Estado Mayor del Ejecutivo helvético, corresponde a la Cancillería Federal preparar las sesiones y comunicar las decisiones del Consejo Federal, así como planificar y coordinar las actividades gubernamentales. A diferencia de lo que ocurre en otros países, en Suiza el Canciller Federal tiene funciones principalmente administrativas. Participa en las sesiones de la asamblea gubernativa y, aunque puede presentar propuestas relativas a los asuntos tratados, no tiene derecho a voto. La Cancillería Federal informa al público acerca de las misiones y decisiones del Gobierno y de otros temas a través de una serie de publicaciones que van de la compilación del derecho federal al Boletín Oficial, pasando por distintos folletos que tratan sobre la organización del Estado y su funcionamiento. Uno de ellos, “La Confederación en pocas palabras”, está entre las publicaciones de mayor tirada de la administración federal (casi 300 000 ejemplares cada año).

Garante de los derechos políticos y de las lenguas

Prácticamente en ningún otro país la participación democrática del pueblo es tan amplia como en la Confederación Helvética. Elecciones, votaciones, iniciativas, referéndums: los ciudadanos y las ciudadanas de este país son regularmente convocados a acudir a las urnas para decidir sobre el futuro del país. En este ámbito, la Cancillería juega un papel fundamental. En efecto, entre sus cometidos está informar a la población sobre las cuestiones sometidas a votación, publicar los resultados de los escrutinios y también organizar las elecciones del Consejo Nacional. Como garante, no sólo de los derechos políticos, sino también de las lenguas, la Cancillería Federal tiene el deber de garantizar que las leyes, las ordenanzas y los tratados internacionales sean redactados de modo simple y comprensible en las tres lenguas oficiales y, en ocasiones, también en romanche e inglés.

Los retos que deberá afrontar el recién electo Canciller Federal, Walter Thurnherr, son múltiples. Al pasarle el testigo, Corina Casanova se ha mostrado tranquila y segura de dejar atrás una institución sólida y capaz de seguir el ritmo de los tiempos.

El nuevo Canciller federal es un conocedor de la política exterior

Walter Thurnherr es, desde principios de año, el nuevo Canciller Federal. Como diplomático y antiguo jefe del Servicio para los Suizos en el Extranjero está estrechamente vinculado a la política exterior y a la Quinta Suiza. Tras estudiar Física teórica, en 1989 inició su carrera diplomática, ocupando puestos en Moscú, Nueva York y Berna. En 1997, Flavio Cotti, ex Presidente del Departamento Federal de Asuntos Exteriores (DFAE), lo nombró colaborador personal. En 1999, Walter Thurnherr ocupó el cargo de Jefe adjunto, en 2000 el de Jefe del departamento político VI del DFAE. De 2002 a 2015 fue Secretario General de tres departamentos, siendo el último de ellos el Departamento Federal del Medio Ambiente, Transportes, Energía y Comunicaciones (DATEC).

Comments (0)

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.

El año pasado, más de 35 000 personas solicitaron asilo en Suiza. El continuo flujo de refugiados conduce inevitablemente a un conflicto de intereses...

Leer más

En 2015, los gastos de la Confederación destinados al asilo superaron los 1 270 millones de francos, de los que los cantones sufragaron 600. Pero a...

Leer más

Con Guy Parmelin, la UDC ha obtenido sin problemas el anhelado segundo escaño en el Consejo Federal. ¿Puede esto considerarse como un signo de...

Leer más

El proceso de transformación de empresario a político aún no ha concluido para Johann Schneider-Ammann, incluso cinco años después de incorporarse al...

Leer más

El 28 de febrero, el pueblo se pronunciará en las urnas sobre un nuevo túnel carretero. Unos meses más tarde se conectará a la red el túnel...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch