Presidencia suiza de la OSCE en 2014: un año fuera de lo común

Sala del Consejo Ministerial, mesa principal

Foto de grupo

En cuanto primer miembro de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Suiza ejerció en 2014 la presidencia de esta organización con sede en Viena, por segunda vez tras haberlo hecho por primera vez en 1996. A tal efecto, se había preparado a enfrentarse a una serie de retos que, según la experiencia, suelen ir asociados al ejercicio de tal cargo. No obstante, este fue un año fuera de lo común, según dijo Didier Burkhalter, presidente en funciones de la OSCE y Ministro suizo de Asuntos Exteriores (casualmente también Presidente de la Confederación Helvética en 2014), en el Consejo Ministerial que tuvo lugar en Basilea a principios de diciembre. Ya desde el comienzo, se puso de manifiesto que la crisis de Ucrania sería el tema predominante y que la presidencia haría todo lo posible para que no se rompiera el diálogo entre todos los actores involucrados en esta grave situación. 

Suiza apostó por la carta del diálogo, persistiendo así en el verdadero valor añadido de la OSCE, la única organización regional de seguridad en la que tanto los países occidentales como la Federación de Rusia pueden sentarse a la mesa y hablar unos con otros en pie de igualdad. Ello también permitió que se pudieran utilizar dos instrumentos de la caja de herramientas de la OSCE que, especialmente eficaces para frenar la escalada de un conflicto. Por un lado, el 21 de marzo de 2014, el Consejo Permanente decidió desplegar una Misión Especial de Observación de la OSCE en Ucrania con el consenso de los 57 Estados miembros de la organización. Desde entonces, la misión especial de observación, en cuanto “ojos y oídos de la comunidad internacional”, contribuye de manera significativa a la gestión de la crisis mediante informes diarios, independientes y fidedignos de diez regiones de Ucrania, que incluyen las zonas disputadas de Luhansk y Donetsk (www.osce.org/ukraine-smm). Por otro lado, la presidencia de la OSCE participó en el Grupo de Contacto Trilateral por medio de su enviada especial, la embajadora Heidi Tagliavini. Este grupo, en el que también participan altos representantes de Ucrania y Rusia, logró establecerse rápidamente como el único organismo operativo a la hora de abordar cuestiones como el alto al fuego, los planes de paz, el intercambio de prisioneros o temas humanitarios. En septiembre de 2014, el grupo de contacto consiguió reunirse con representantes de los grupos separatistas y que se firmaran el llamado Protocolo de Minsk, así como  el Memorando de Minsk. Estos acuerdos constituyeron una base y un punto de referencia para encontrar un proceso de solución política.

Si bien la labor de la presidencia se vio muy influida por la crisis de Ucrania y los intensos esfuerzos por mantener el diálogo entre todos los actores, Suiza también pudo sacar adelante algunas de sus propias prioridades, ya fuera en el ámbito de la reconciliación y una colaboración regional más estrecha en los Balcanes Occidentales, o en la promoción del diálogo y el establecimiento de un clima de confianza en el Cáucaso del Sur. Asimismo, se abordaron temas políticos esenciales desde su punto de vista, tales como la lucha contra la trata de personas o el terrorismo, la mejor protección de los defensores de derechos humanos, la prevención de la tortura, la mejora de la gestión de los desastres naturales y el antisemitismo, cuestiones sobre las cuales la presidencia pudo organizar conferencias internacionales y promover y llevar a cabo debates para seguir desarrollando medidas al respecto. En el Consejo Ministerial de 2014 celebrado en Basilea, la presidencia suiza logró emprender con éxito negociaciones en torno a numerosas prioridades, a pesar de las tensiones políticas a las que dio origen la situación en Ucrania (www.osce.org/node/124148). 

Durante la Conferencia Ministerial se puso de manifiesto que Suiza seguirá desempeñando un papel activo en la OSCE más allá del año presidencial, en calidad de miembro de la troika 2015 (formada por Suiza como último país en haber ejercido la presidencia; Serbia, que asume esta función en 2015, y Alemania, que la desempeñará en 2016). En este sentido, el ministro de Asuntos Exteriores, Didier Burkhalter, en estrecha colaboración con sus homólogos serbio y alemán, anunció la creación de un grupo formado por quince personalidades que extraerá las enseñanzas de la crisis ucraniana y ayudará a los Estados de la OSCE a entablar un diálogo constructivo e incluyente sobre la seguridad en la región euroatlántica y euroasiática (www.osce.org/cio/133986). Suiza tiene previsto seguir apoyando activamente este diálogo también en el futuro.

Para más información sobre la presidencia suiza de la OSCE en 2014, véase el dossier web: https://www.eda.admin.ch/eda/de/home/aktuell/dossiers/osze-vorsitz-2014.html

Comments (0)

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.

Él soñaba con el paraíso sobre la Tierra y se ha hecho mundialmente famoso con sus cuadros de Tahití y las Islas Marquesas. Paul Gauguin, nacido en...

Leer más

Son cada vez más los suizos que viven en el extranjero. Los partidos se los disputan ferozmente durante la campaña electoral. La pregunta a plantearse...

Leer más

Quien reflexiona sobre la “política” tiene que  deliberar si lo debe hacer sobre cuestiones fundamentales, estrategias específicas o actividades del...

Leer más

El parapente cuenta en Suiza con 16.000 adeptos, lo que de hecho la convierte en el país del mundo con el mayor número de personas que lo practican....

Leer más

De finales de junio a finales de agosto de 2015, los niños suizos en el extranjero pueden pasar unas estupendas vacaciones de dos semanas en...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch