Un deporte muy apreciado por los suizos: el trineo vuelve con gran ímpetu

Menos costoso que el esquí, divertido, fácil de practicar, el trineo forma parte de la oferta de las estaciones suizas de deportes de invierno y tiene mucho éxito.

 

Los descensos en trineo, divertidos para grandes y pequeños, son fuertemente promovidos por las estaciones de esquí y los ferrocarriles de montaña

Ronald Auderset

El skeleton en los Juegos Olímpicos de Sochi: la ganadora de la medalla de oro, Elizabeth Yarnold (GB)

En una famosa escena de La danza de los vampiros, de Roman Polanski, los visitantes de un castillo habitado por vampiros huyen en un trineo. La tripulación se desliza a toda velocidad por la nieve, sin intuir que entre ellos hay un muerto viviente ... Es un momento cinematográfico en el que se mezclan deliciosamente el placer y el horror, y pienso en él cada vez que puedo practicar un poco el descenso en trineo en los Alpes.  

“El trineo es mágico”, confirma Edith Zweifel, responsable de comunicación de Zermatt Turismus. Esta estación promueve el descenso del Gornergrat: diez minutos de deslizamiento que permiten a los aficionados llegar al valle disfrutando en el camino de una vista espectacular sobre el Cervino. “La puesta del sol allí, en la sombra y con el frío, es especialmente bella”,  señala una mujer del Valais, con las palabras justas para hablar de este objeto nacido para el trabajo – el transporte de la madera – y que fue evolucionando hasta convertirse en un objeto de ocio. “El trineo de madera, tan sencillo, tiene una larga tradición y nos hace recuerdo a nuestra infancia. Se puede descender por la pista en familia, con amigos, y las caídas son al mismo tiempo momentos en los que se ríe en compañía. También se puede usar como banco, para sentarse en él a contemplar una vista o merendar al aire libre”, resume Edith Zweifel.  

En el valle contiguo, en Saas Fee, Chantal Imseng, responsable de marketing en la estación de deportes de invierno, cuenta sus descensos por la pista que une Kreuzboden a Saas-Grund. En este caso se trata de deslizamientos de 11 km. “Está justo al lado de mi casa. A menudo voy sola, con mi perro corriendo por delante. En grupo, la gente se espera tras las grandes curvas. Hay caídas y racimos de nieve al frenar con los pies. Es el aspecto divertido y relajante de esta actividad el que atrae a la gente”, como lo describe esta aficionada del trineo.  

La disminución del uso de los remontes mecánicos obliga asimismo a las estaciones de deportes de invierno a diversificar su oferta. “A la gente le encanta el invierno, pero no todos esquían”, recuerda Chantal Imseng. Los descensos en trineo son parte de los esfuerzos realizados a gran escala para atraer al público a las montañas. El trineo es más económico que el esquí, y se puede alquilar durante un día por 6 a 15 francos, luego hay que pagar el tren o los remontes. A ciertas pistas se asciende también a pie, o sea gratis. En Kreuzboden, por ejemplo, subir en remonte mecánico cuesta 12 francos (con un abono del 50% de descuento) y alquilar un trineo cuesta la mitad. Además, deslizarse en un trineo del tipo Davos está al alcance de todos. 

En Zermatt, los clientes son sobre todo europeos y escandinavos (Papá Noel no viene de China), pero Edith Zweifel cuenta que los turistas indios – por ejemplo – empiezan a encontrarle la gracia. Esta simplicidad del descenso en trineo atrae cada vez a más “pendulares “ (excursionistas de un día), indica Luc Pignat, Director de Turismo de La Tzoumaz, estación de la zona esquiable de Verbier. Al parecer, la demanda general va en aumento, explica Martin Hannart, Director de Marketing de Sierre-Anniviers. “Por ejemplo en Chandolin, hay 60 trineos de alquiler, cuando hace 10 años sólo había 10”. Ahora hay suficientes apasionados del trineo para repartirse el descenso según los estilos. “A menudo, los clientes descienden en trineo tras una mañana o una prolongada media jornada de esquí, explica Martin Hannart. Los profesionales lo hacen por la mañana para disfrutar de una nieve suficientemente dura. Las familias vienen sobre todo a primera hora de la tarde”. Incluso los aficionados al esquí free-ride disfrutan bajando en trineo. “Cuando las condiciones atmosféricas no permiten la formación de nieve en polvo, suelen ser buenas para el trineo y viceversa”, especifica el Director de Marketing de Sierre-Anniviers. En Zermatt, sólo el descenso del Gornergrat en trineo generó la venta de 3.000 billetes de tren la temporada pasada, indica Edith Zweifel. Entre los descensos nocturnos (después de una fondue), los familiares, los deportivos, el trineo no ha terminado su carrera. ¡Feliz Navidad! 

El trineo, el “rodel” y el skeleton 

Ya sea para deslizarse por un camino o una pista helada, solo o en pareja, con la cabeza adelante o atrás, en un trineo fijo o dinámico, el universo del trineo tiene mucho que ofrecer. 

En la Suiza alemana el trineo tiene dos nombres: “ Schlitten “ o “ Rodel “, en francés no. El primero es un trineo sencillo, tipo Davos, que cuesta unos 200 francos. Es el trineo de nuestros recuerdos. Uno se sienta encima o se tumba en él ¡y se deja llevar! Todos los que han practicado esta modalidad intemporal conocen su desafortunada tendencia a ir en línea recta, pese a las curvas de la pista. 

Un “rodel” es más sofisticado y manejable. Sus dos patines son desmontables, lo que permite dirigir el trineo empujando con el pie. Un tipo de correa en la mano permite sujetarse bien y acentuar el movimiento giratorio. En las curvas, quien se desplaza en trineo utiliza un brazo para mantener el equilibrio y otro para efectuar una tracción sobre esta correa. Para frenar se colocan los pies planos sobre la nieve. “No se utilizan los talones”, explica en un vídeo Albert Steffen, monitor de trineo en Grindelwald (BE). Este trineo de alta gama, con el que se alcanzan velocidades de 50 km/h, puede costar hasta 1000 francos, indica Martin Hannart, Director de Sierre-Anniviers. “El trineo es muy  ‘suizo-alemán’ , como lo son el 75% de los que compiten, desvela. Pero a los suizos franceses y a los clientes les encanta simplemente para pasárselo bien”. 

Además se constata que los trineos son cada vez más rápidos. “Incluso los modelos Davos son más rápidos, ya que los trineos de acero cubren ahora todo el patín de madera, mientras que los de antes sólo cubrían una parte”, concluye este entendido. 

stéphane herzog es redactor de “panorama suizo”

Cada año, el primer descenso da un poco de miedo

Ronald Auderset, de Friburgo, tiene 24 años y es el número 1 de Suiza en skeleton

“Panorama Suizo“: ¿Cuál es la diferencia entre el trineo (“rodel”) y el skeleton?

Ronald Auderset: El skeleton se practica de cabeza. Así que la cara está más cerca del hielo que en el trineo, o sea a 2 o 3 cm de la pista. El trineo es algo más rápido que el skeleton. Los deportistas de trineo empiezan su recorrido en la misma pista, pero desde una rampa de lanzamiento. En el skeleton corremos en una pista de 30 metros para después saltar sobre el deslizador, con una salida 10 metros más baja que la del trineo.

¿Qué sensaciones experimenta usted durante un descenso en skeleton? 

¡Son enormes! Experimento un gran placer.

¿Y no piensa en el peligro? 

La primera vez que me deslicé tuve ganas de colocar los pies delante, para proteger la cabeza. Pero, de hecho, el skeleton es menos peligroso que el trineo, porque si uno derrapa, no puede darse un golpe en el ángulo derecho de la pared. Yo he hecho unos 450 descensos y sólo me lesioné  dos veces, en Saint-Moritz. Me rompí la clavícula y me golpeé la cabeza. 

¿Qué cualidades debe tener un buen deportista de skeleton? 

Es más fácil aprender a pilotar que a empujar, lo que explica que haya tantos atletas de sprint que practican este deporte. Pero al principio hay que trabajar mucho. Una vez en la pista lo que cuenta es tranquilizarse rápidamente para mantener la precisión. Lo que cuenta es la actitud mental, ya que cuanto más nervioso se pone quien desciende, más se agita y más tiempo pierde. 

¿El skeleton es un invento suizo? 

Fueron turistas ingleses quienes intentaron, en Los Grisones, descender de cabeza: pero eso forma parte de nuestra historia.

¿Cómo se defiende Suiza en competición? 

Este deporte sigue siendo marginal en competición, pero hemos tenido grandes atletas especialistas, comenzando por Gregor Stähli. El especialista en descenso en trineo Gregory Carigiet (nota de la redacción: que anunció su retirada en abril de 2014, aduciendo falta de recursos para mantenerse al más alto nivel) y Maya Pedersen-Bieri, ganadora de la medalla de oro en Turín en 2006 en la especialidad de skeleton, están a muy alto nivel. Desgraciadamente, necesitamos urgentemente patrocinadores. 

¿Cuál es su meta principal en este deporte? 

Los Juegos Olímpicos de Corea del Sur en 2018. Para llegar ahí debo seguir siendo el número 1 aquí, y acceder a la Copa del Mundo. Sólo habrá una plaza de skeleton para ir a los J.O.  

DECLARACIONES OBTENIDAS POR STÉPHANE HERZOG 

Comments (0)

Write new comment

La Redacción se reserva el derecho de borrar los comentarios discriminatorios, racistas, difamatorios o incendiarios y desactivar la función de comentario para este artículo.
Visto
11.12.2014

Nieve, sol y estrellas

Al parecer, hace 150 años que los primeros turistas empezaron a viajar a Suiza para practicar deportes de invierno. Venían de Inglaterra y pasaban sus...

Leer más

Suiza libra actualmente una espinosa batalla lingüística: varios cantones de la Suiza alemana ya no quieren que se ­enseñe el francés en la escuela...

Leer más

La relación de Suiza con la UE, ahora compleja, y la migración son los temas principales de los próximos meses y marcarán asimismo la campaña...

Leer más

Hoy en día, Suiza ya es bastante liberal en lo relativo a la eutanasia. Ahora se discute la aprobación de una forma simplificada de suicidio para...

Leer más

Menos costoso que el esquí, divertido, fácil de practicar, el trineo forma parte de la oferta de las estaciones suizas de deportes de invierno y tiene...

Leer más

El 22 de octubre de 2014, suizos del extranjero participaron por primera vez en la fiesta de los jóvenes ciudadanos en Berna, por invitación del...

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch