Suiza es un auténtico país de navegantes

Gracias a sus victorias en las regatas en mar abierto y en la Copa América, los suizos han grabado su nombre en el pináculo de la vela internacional. El amor por el mar es un sentimiento muy vivo en este país. La alianza de los lagos con la tecnología y el dinero hace milagros.

Comienzo de una regata de vela en el lago de Ginebra – al fondo, el edificio de las Naciones Unidas

El patrón suizo Dominique Wavre en acción durante el Vendée Globe

Pierre Fehlmann, Stève Ravussin, Bernard Stamm, Dominique Wavre, Ernesto Bertarelli. ¿Le suenan estos nombres? ¡Ojalá! Todos ellos son navegantes suizos que han obtenido resultados al más alto nivel: los cuatro primeros en las regatas en alta mar y el último en la regata táctica; Alinghi ganó en dos ocasiones la copa deportiva más antigua: la prestigiosa Copa América. Retrocediendo en el tiempo tenemos asimismo a la condesa y timonel americano-suiza Hélène Pourtalès, ganadora de dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de París de 1900 o por ejemplo a Louis Noverraz, navegante emérito de la Suiza francesa que ha hecho ondear la bandera suiza a nivel internacional durante varios decenios (véase el recuadro). “Somos un país montañoso con veleros conocidos”, resume This Oberhänsli, curador en 2014 de una exposición sobre la vela suiza en el Museo Suizo del Transporte, en Lucerna, abierta hasta noviembre. Cabe destacar que en dicho museo el público tiene acceso al SUI-100, el navío vencedor de la Copa América en 2007. Pero el museo posee también la maqueta del Mérit, el barco del padre de las regatas suizas en mar abierto: Pierre Fehlmann, citado más arriba. 
Con sus diez participaciones en vueltas al mundo, de las cuales acabó ocho, Dominique Wavre reconoce que Suiza ha alcanzado resultados deportivos “asombrosos para una nación tan pequeña, especialmente en las regatas en mar abierto en las que desde hace 20 o 30 años muchos suizos franceses han sobresalido, influidos por las proezas del marino francés Eric Tabarly”. A su vez, esta ola en la que participó Dominique Wavre (que dio origen a la creación del Centro de Entrenamiento para Regatas de Ginebra) “hace soñar a los jóvenes y ha tenido un efecto bola de nieve”, lo que hace pensar que la vela suiza está lejos de haber dicho su última palabra.  

La lucha contra los elementos

Hay que decir que las regatas en alta mar, como la Vendée Globe o la regata en solitario de Le Figaro, ejercen un fuerte poder de evocación en el público. “¡Es un deporte de resistencia natural, recuerda el marino ginebrino, en el que se lucha contra los elementos y la meteorología, y mientras es invierno en Suiza, nosotros estamos en el sur de África o en Australia! También es una ocasión para hablar del medio ambiente. Todo esto funciona porque a los suizos les encantan las actividades al aire libre como el senderismo o el esquí, pero también la competición.”  
Efectivamente, los suizos no se limitan a seguir la Vendée Globe en Internet. “Les encantan los cruceros por el Mediterráneo y no existe ninguna bahía sin barcos del Cruising Club de Suiza”, relata el regatista ginebrino que siempre pudo contar con la ayuda de compatriotas y consulados en caso de percances o averías. El ejemplo más llamativo según él es la regata Bol d’Or (en el lago de Ginebra), en la que cada año participan entre 500 y 700 barcos. “Contando las tripulaciones de 5 personas, además de las familias que siguen desde lejos la regata, la cifra de interesados es del 50% de la población de la Suiza francesa”, calcula este navegante. 

El lago Lemán, punto neurálgico

Responsable de una agencia de comunicación especializada en la vela y autor de varias obras sobre la navegación a vela*, Bernard Schopfer resume el éxito de la vela suiza y su atractivo recurriendo a tres términos: el lago, la tecnología y el dinero. “Los suizos han contribuido al auge internacional de este deporte con dinero suizo y barcos construidos en Suiza con tecnología suiza”, subraya. Y el Lemán preside el centro de esta ecuación. “Se navega a vela en este lago desde el siglo XIV, o incluso antes, y las primeras regatas se remontan al siglo XIX, con navíos de transporte”, recuerda este erudito regatista.
“El Lemán es el centro nacional de la competición en Suiza. Es un lugar muy bello y también una especie de pequeño mar,” prosigue. Él ha visto cómo se instalaban en sus orillas empresas de desarrollo tecnológico, que en el siglo pasado  fabricaban barcas de madera – con constructores como Luthi, o Amiguet – y que actualmente las hacen con carbono, por ejemplo Decision S.A, que ha fabricado barcos para la Copa América y la Volvo Ocean Race, veleros admirados en el mundo entero.
Según Bernard Schopfer, los suizos sienten que hay una especie de continuación entre el mar y la montaña, y subraya asimismo la atracción que éstos sienten por la naturaleza. “Por ejemplo, hay muchos helvéticos que asisten al desfile de grandes aparejos en Brest. ¡Tienen una cultura marítima como la de los bretones!”, bromea. Y cabe destacar que aunque para tener un barco se necesita bastante dinero – por eso la vela es más bien un deporte de ricos –, siempre es fácil navegar. “Muchos propietarios de barcos muy bonitos buscan incesantemente tripulantes, incluso para salir a la mar. Además, la mezcla de clases sociales en los barcos es un fenómeno muy antiguo. Desde 1900, los propietarios llevaban a bordo marineros de Eaux-Vives y de Pâquis, que a duras penas traspasaban las puertas del club náutico, pero una vez en el barco reinaba la igualdad”, cuenta el autor de “Légendes du Léman” (Leyendas del Leman), publicado en 2012. 

80 días casi sin dormir

No obstante, el futuro de la vela suiza, cuyos mejores resultados a nivel olímpico o en alta mar son recientes, está “en plena marcha”. Bernard Schopfer señala los éxitos de dos navegantes, Justine y Elodie-Jane Mettraux, que participarán en la próxima Volvo Ocean Race, en noviembre de 2014, formando parte del equipo SCA. “Ellas han surgido de la generación Alinghi, que ha dado ejemplo en la materia”, considera el antiguo periodista que fue responsable de este consorcio rojiblanco.
¿Pero cómo se pasa del lago al mar, de la seguridad de las riberas a la pavorosa inmensidad de los océanos? “El choc existe, pero es relativo, comenta Dominique Wavre. Hay que pasar de una superficie donde uno está más seguro, dada la proximidad de los puertos, a un universo donde la resistencia es primordial, ya que en un solitario del Figaro, por ejemplo, uno se pasa casi 80 días casi sin dormir. Pero si hay espíritu de competición, es natural concursar a nivel internacional, y, obviamente este tipo de competiciones tiene lugar en el mar”.

stéphane herzog es redactor de “panorama suizo”

* “La légende du Léman Bol d’Or Mirabaud” (La leyenda del Lemán Bol d’Or Mirabaud), en francés, Bernard Schopfer, Slatkine, 2012.

Algunos momentos históricos de la vela suiza:

  • 2013: Justine Mettraux se clasifica en segunda posición de la Mini Transat con los mejores resultados en la categoría femenina de la historia de esta competición;
  • 2013: Dominique Wavre termina su tercera Vendée Globe con un séptimo puesto y comienza su décima vuelta al mundo, lo que constituye un récord.
  • 2003: El consorcio suizo Alinghi gana la Copa América en Auckland;
  • 2002–2003: Bernard Stamm es el vencedor de la regata Around Alone. Durante la primera etapa bate el récord de la travesía del Atlántico en solitario;
  • 1998: Stève Ravussin gana la Ruta del Ron en la categoría de pequeños trimaranes;
  • 1994: Laurent Bourgnon gana la regata llamada Ruta del Ron en solitario;
  • 1988: Laurent Bourgnon gana la regata en solitario de Le Figaro, la primera en la que compite;
  • 1985–86: Pierre Fehlmann gana la regata de vela alrededor del mundo llamada Whitbread Round the World Race (posteriormente denominada Volvo Ocean Race) con la UBS-Switzerland;
  • 1968: Louis Noverraz se alza con una medalla de plata con sus co-tripulantes Bernhard Dunand y Marcel Stern en los Juegos Olímpicos de Verano de 1968 en México (en la categoría de los 5,5 metros JI);
  • 1900: Hélène, Hermann y Bernard de Pourtalès obtienen medallas de oro en los Juegos Olímpicos de París navegando en el velero Lerina (categoría de 1–2 toneladas). 
Comments (7)
  • Wave Dancer
    Wave Dancer at 16.10.2014
    Nun - ich bin Schweizer und fahre zur See mit so wenig Technik und so wenig Geld wie möglich. Anstatt mit den Elementen zu "kämpfen", was völlig sinnlos ist, lebe ich so weit es geht im Einklang mit diesen. Zur See fahren kann man aus vielen Gründen, sportlichen, kommerziellen, als Selbstbestätigung, Ehrgeiz und (am besten) aus Liebe zur Natur und des Entdeckens. Es gibt einige Schweizer die so leben, ohne darüber zu schreiben, einfach nur so.....
    Mostrar la traducción
  • Bernard Burger
    Bernard Burger at 18.10.2014
    Ich kann mich meinem Vorredner nur anschliessen. Ich bin ebenfalls Schweizer, lebe jedoch seit 15 Jahren in Neuseeland - der Seglernation schlechthin! Die einst interessanten und sportlichen America-Cups sind laengst zur Farce verkommen, wo nur noch jener mit dem meisten Geld gewinnen kann. Mit Sport hat all dies nichts mehr zu tun, was im uebrigen auch fuer andere (Spitzen)Sportarten gilt. Schade....
    Mostrar la traducción
  • Jim O. Mettler
    Jim O. Mettler at 20.10.2014
    Auch findacrew.net, das Weltweit grösste online Crew Netzwerk, ist auch von einem Schweizer gegründet und geführt, mit Hauptsitz in Australien.
    Mostrar la traducción
  • Luc Saugy, 34500 BEZIERS (F)
    Luc Saugy, 34500 BEZIERS (F) at 22.10.2014
    Dans votre article sur le pays de marins qu'est la Suisse, vous auriez peut-être pu faire allusion au fait que la Suisse possède (possèdait?) aussi une marine marchande de haute mer: créée pour assurer le ravitaillement de la Suisse pendant la guerre 1939-45, utilisant le port de Gênes et basée à Bâle, elle assura parfaitement sa mission et subsista après 1945. En 1974, j'ai encore photographié le cargo "Zinal" (?), dans le port de Lagos, comme en témoigne une photo de mon site de photos anciennes. J'y ai même été invité avec le consul de Suisse à y dîner un soir. Je crois savoir que cette flotte de commerce existait toujours il y a au moins 10 ans.
    Mostrar la traducción
    • stéphane herzog
      stéphane herzog at 09.12.2014
      Effectivement!Mais le papier s'est concentré sur la voile. Cordialement
      Mostrar la traducción
  • Edith Lachat-Culango
    Edith Lachat-Culango at 01.11.2014
    For a land lock country, it is truly amazing that you produce a high class sailors. Winning Americas Cup was definitely the authority for worldwide recognition of Switzerland's capacity to sailing. Well done.
    Mostrar la traducción
  • Nydegger Dettwiler Mireille
    Nydegger Dettwiler Mireille at 15.11.2014
    N'oubliez pas Ella Maillard : écrivaine et navigatrice émérite !
    Mostrar la traducción

Escribir un comentario nuevo

Los comentarios se aprueban en un plazo de 1 a 3 días. La redacción se reserva el derecho a no publicar comentarios discriminatorios, racistas, que atenten contra el honor o inciten al odio. Aquí explicamos detalladamente las reglas a seguir cuando quiera hacer comentarios.
Visto
02.10.2014

A vista de pájaro

Desde que existe la aviación civil se dispone de una vasta documentación sobre Suiza, compuesta por fotografías aéreas. Las fotos a vista de pájaro no...

Leer más

La industria relojera ha vuelto a recuperar un nuevo esplendor tras haber sufrido graves crisis. Desde hace años es uno de los sectores industriales...

Leer más

Por segunda vez en 2014, el 30 de noviembre se votará sobre una iniciativa relativa a la inmigración. Esta no sólo es más radical que la Iniciativa...

Leer más

El valle de Muggio, en el sur del Tesino, ha sido declarado “Paisaje del año 2014”. Desde hace más de treinta años, el Museo Etnográfico de la región...

Leer más

Gracias a sus victorias en las regatas en mar abierto y en la Copa América, los suizos han grabado su nombre en el pináculo de la vela internacional....

Leer más
 

Auslandschweizer Organisation
Alpenstrasse 26
3006 Bern, Schweiz

tel +41 31 356 61 10
fax +41 31 356 61 01
revue@aso.ch